Reporte Tributario Nº64 Septiembre 2015

gonzalo polanco

Estimados lectores,

En esta sexagésima cuarta edición del Reporte Tributario, Nº64  septiembre/2015, seguiremos analizando aspectos relacionados con la reforma tributaria contenida en la Ley 20.780 y en este número, nos abocaremos a estudiar el nuevo tratamiento del mayor valor en la enajenación de bienes raíces, o de las cuotas o derechos sobre dichos bienes poseídos en comunidad.

La Ley de reforma tributaria Nº 20.780 introdujo una serie de importantes cambios en la tributación de estas operaciones. Hasta el día de hoy, son sólo algunos elementos los que deben ser considerados para determinar la tributación que afectará un acto de este tipo, como por ejemplo, la existencia de habitualidad, la relación que existe entre vendedor y comprador. Tras la entrada en vigencia de la nueva norma, no sólo se eliminan algunos de estos factores, sino que también entran a tallar otros, por lo que los asesores deberán requerir mayores antecedentes de parte de sus clientes al momento de determinar con propiedad el régimen y el monto de impuestos que gravará la operación. Por esta razón, creemos que resulta fundamental que nuestros lectores conozcan con mayor detalle la nueva reglamentación. 

Los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), a través del archivo adjunto denominado Tributación en la FEN (Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile).


Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

La Reforma Tributaria, contenida en la Ley N° 20.780, del 29 de septiembre de 2014, incorporó modificaciones significativas al sistema de tributación vigente en Chile, las cuales tienen vigencias diversas, que van desde la publicación de dicha ley hasta el 1° de enero de 2017.

Una de las modificaciones que rigen a partir del 1° de enero de 2017 es la que afecta al mayor valor obtenido en la enajenación de bienes raíces, o de derechos o cuotas sobre dichos bienes poseídos en comunidad. Hasta el 31 de diciembre de 2016 al señalado mayor valor le son aplicables las disposiciones contenidas en la Ley sobre Impuesto a la Renta vigentes hasta el 31 de diciembre de 2014.

Dentro de las principales modificaciones incorporadas sobre la materia está el hecho de que quienes podrán generar un Ingreso No Renta son sólo las personas naturales con domicilio y residencia en Chile, que no determinen el Impuesto de Primera Categoría en base a renta efectiva. Asimismo, si se cumplen determinados requisitos, el ingreso no constitutivo de renta tendrá un tope de 8.000 unidades de fomento por contribuyente, independientemente del número de bienes raíces que posea el contribuyente y de las enajenaciones efectuadas. El mayor valor que sobrepase el límite antes aludido quedará afecto al Impuesto Global Complementario o a un Impuesto Único y Sustitutivo con tasa 10%, a elección del contribuyente. Respecto de estos tributos, la norma contempla la posibilidad de imputar como crédito el impuesto a las asignaciones por causa de muerte, cuando corresponda.

Aquellos contribuyentes que no cumplan los requisitos que señala la norma, respeto del mayor valor generado en la enajenación de bienes raíces, o de derechos o cuotas sobre dichos bienes poseídos en comunidad, quedarán afectos al régimen general de tributación, esto es, Impuesto de Primera Categoría e Impuesto Global Complementario.

A través del presente reporte se pretende continuar con la difusión y análisis de la Reforma Tributaria entre nuestros lectores, así como también exponer las implicancias de las modificaciones antes aludidas.

La Reforma Tributaria incorporó modificaciones significativas en la tributación de la ganancia de capital generada en la enajenación de bienes raíces o de derechos o cuotas respecto de tales bienes poseídos en comunidad, que entrarán en vigencia a partir del 1° de enero de 2017. En este sentido, si comparamos con la disposición de la LIR que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2016, existen algunos conceptos a considerar en la determinación de la tributación de dicho mayor valor que se mantendrán y otros que serán eliminados.

A continuación se exponen los principales conceptos o aspectos que fueron eliminados, por lo que ya no deberán ser considerados al momento de definir la situación tributaria del mayor valor obtenido en la enajenación de bienes raíces o de derechos o cuotas respecto de los mismos:

La tributación del mayor valor que se genere en las enajenaciones ocurridas hasta el 31 de diciembre de 2016, de bienes raíces, o de derechos o cuotas sobre dichos bienes poseídos en comunidad, cualquiera sea a fecha de adquisición de los mismos, corresponderá a la definida en la Ley sobre Impuesto a la Renta1 y a las instrucciones emitidas por el Servicio de Impuestos Internos2 vigentes hasta dicha fecha3.

A través del siguiente esquema se pueden visualizar las normas de la LIR aplicables, según la fecha de enajenación y adquisición, respecto al mayor valor generado en la enajenación de bienes raíces, o de cuotas o derechos sobre ellos:

La tributación sobre el mayor valor generado en la enajenación de bienes raíces fue abordada en el Reporte Tributario N° 38, de Junio de 2013, el cual incorporó las modificaciones establecidas por la Ley N° 20.630, del 27 de septiembre de 2012, por lo que en el presente Reporte no se tratará dicha materia, sino que nos avocaremos a la nueva tributación aplicable al mayor valor generado en las enajenaciones que ocurran a partir del 1° de enero de 2017.


1 Letras b) e i) del inciso primero, inciso cuarto y quinto del N° 8 del artículo 17 y artículo 18 de la LIR.
2 En adelante indistintamente SII.
3 Entre otras: Circulares N° 7 de 1998, 15 de 1988, 43 de 1990, 57 de 2010 y 13 de 2014.

 

La norma vigente hasta el 31 de diciembre de 2016 establece que uno de los requisitos para que el mayor valor sea catalogado como un ingreso no constitutivo de renta1 es que la enajenación puede ser efectuada por sociedades de personas formadas exclusivamente por personas naturales, salvo que los bienes raíces, derechos o cuotas sobre dichos bienes enajenados formen parte del activo de empresas que declaren cualquier clase de rentas efectivas de la primera categoría sobre la base de un balance general según contabilidad completa.

Según lo descrito en el párrafo anterior, las sociedades de personas podían generar un ingreso no renta sólo en la medida que sus socios fueran personas naturales2 y dicha sociedad no declarase alguna renta efectiva en la primera categoría sobre la base de un balance general según contabilidad completa, como sería el caso de un contribuyente acogido al sistema de presunción de renta o contabilidad simplificada.

A partir del 1° de enero de 2017 el ingreso no constitutivo de renta no podrá ser generado por sociedades de personas, independientemente de si está formado exclusivamente por personas naturales o no, puesto que las nuevas disposiciones de la letra b) del N° 8 del artículo 17 de la LIR establecen que quienes podrán optar por el INR son las personas naturales con domicilio o residencia en Chile.


1 En adelante indistintamente INR.
2 Requisito establecido por la Ley N° 20.630 de 2012.