Reporte Tributario Nº82 Mayo 2017

Las empresas que pongan término al giro de sus actividades deberán, entre otras actividades, determinar la RLI, las rentas acumuladas pendientes de tributación con los impuestos finalesy pagar los impuestos que correspondan.Las empresas acogidas al régimen analizado están obligadas a pagar un impuesto por término de giro sobre las rentas acumuladas pendientes de tributación, el cual aplicará con tasas 35% y sustituye la tributación con los impuestos finales, contra el cual podrán imputarse los créditos acumulados en el registro SAC existente la fecha del término de giro, considerando que aquellos créditos sujetos a restitución sólo se imputará el 65% del mismo. Dado lo anterior, la regla general en este régimen es que las rentas acumuladas que se encuentren pendientes de tributación no se afectan con tributación en cabeza de los dueños de las empresas.

Se deberá tener presente la situación especial de las empresas que posean rentas acumuladas generadas con anterioridad al 1° de enero de 2017 y el caso de contribuyentes con saldo de retiros en exceso pendientes de imputación, toda vez existen reglas especial para determinar el saldo de rentas acumuladas a la fecha del término de giro.

Finalmente, los propietarios, comuneros, socios o accionistas, contribuyentes del IGC, pueden optar por considerar a tales rentas como afectas a dicho tributo, mecánica que consistirá básicamente en determinar una tasa promedio de los últimos 6 ejercicios comerciales anteriores al término de giro, considerando las tasas marginales más altas de dicho impuesto que hayan afectado al propietario, comunero, socio o accionista. Cuando la existencia real del contribuyente sea inferior a 6 años, pero mayor a un año, la referida tasa promedio se determinará considerando los años de existencia real de la empresa; la mecánica de reliquidación no aplicará cuando la empresa tenga una existencia real de un año o menos.

Conforme a lo señalado en el inciso tercero del N° 2 del artículo 38 bis de la LIR, las empresas acogidas al régimen de la letra B) del artículo 14 de la LIR estarán afectas a un impuesto por término de giro, el cual aplicará con una tasa del 35%.Tal como se dijo anteriormente, dicho tributo sustituye la tributación con los impuestos finales que afecta a dichas rentas, por lo que la norma general es que las rentas acumuladas que se encuentran pendientes de tributación a la fecha del término de giro no tributan en cabeza de los dueños1, sino en la misma empresa que cesa sus actividades.

En contra de dicho impuesto podrán imputarse los créditos acumulados en el registro SAC a la fecha del término de giro, los que podrían haberse generado antes o después del 1° de enero de 2017.

A continuación se expone un ejemplo simple que permitirá comprender lo antes señalado:

Tal como se aprecia, para calcular la base imponible afecta al impuesto por término de giro se debe incorporar a ésta el incremento por IDPC, el cual, por haberse generado a partir del 1° de enero de 2017, no debe ser determinado en base al factor respectivo, sino que se agrega el monto total acumulado a la fecha del término de giro. Asimismo, en contra del impuesto determinado se podrá imputar el crédito por IDPC, pero dado que en este caso dicho crédito está sujeto a la obligación de restitución, sólo corresponderá deducir el 65% de éste.


1 Salvo la opción a que se refiere el punto VII siguiente.

Los propietarios, comuneros, socios o acciones podrán considerar como afectas al IGC aquellas rentas gravadas con el impuesto por término de giro que afectó a las empresas acogidas al régimen parcialmente integrado1.

Esta reliquidación consistirá en la determinación de una tasa de IGC promedio de los últimos 6 años comerciales anteriores al término de giro. Para este cálculo se deberán considerar las tasas marginales más altas que afectaron al propietario, comunero, socio o accionista en dichos períodos.

En caso que la empresa tenga una existencia menor a 6 años, pero mayor a un año, se considerarán los años de existencia real de la empresa. Cuando la empresa no tenga más de un año de existencia aplicarán las normas generales de determinación del IGC.

Finalmente, cabe señalar que en contra del IGC determinado podrá deducirse como crédito el impuesto por término de giro que afectó a la empresa, en la proporción que le corresponda2, para lo cual, previamente, dicho impuesto deberá haber formado parte de la base afecta al IGC.


1 Conforme a lo dispuesto en el N° 3 del artículo 38 bis de la LIR.
2 Según su porcentaje de participación en las utilidades, o en su defecto, en la proporción que haya aportado efectivamente el capital, o éste haya sido suscrito cuando no se hubiere aportado siquiera una parte de éste.

En contra del impuesto por término de giro determinado se podrán imputar los créditos existentes en el registro SAC a la fecha del término de giro. En dicho registro podrán existir créditos generados a partir del 1° de enero de 2017 y créditos originados con anterioridad a dicha fecha.

En virtud de lo antes dicho, se deberá tener presente la forma de determinar las tasas de crédito aplicables a cada caso, según se señala a continuación:

1. Respecto de los créditos generados a partir del 1° de enero de 2017, y tal como se señaló anteriormente, deberán imputarse según el saldo acumulado en el registro SAC a la fecha del término de giro.

2. En cuanto a los créditos generados con anterioridad al 1° de enero de 2017, la tasa efectiva a aplicar se determina al inicio de cada ejercicio, dividiendo el saldo total de crédito existente al 31.12.2016 por el saldo total de utilidades acumuladas a dicha fecha.

La asignación de los créditos así determinados se efectuará según lo señalado en el numeral ii), de la letra c), del N° 1, del numeral I, del artículo tercero transitorio de la Ley N° 20.780, es decir, en primer lugar se asignan los créditos generados a partir del 1° de enero de 2017 y luego los existentes al 31.12.2016.

La Circular 49 de 2016 señala que, para efectos prácticos, en primer lugar los contribuyentes deberán convertir en base imponible los créditos generados a contar del 1° de enero de 2017, dividiendo el monto del señalado crédito por el factor 0,342281 o 0,369863, según corresponda. A continuación, la cantidad obtenida de la operación descrita se rebajará de la base imponible del impuesto por término de giro, para luego multiplicar la diferencia obtenida por la tasa efectiva (TEF) de créditos que el contribuyente mantenga en el registro SAC.

Se deberá tener presente que el monto de los créditos por IDPC a asignar tendrá siempre como tope las cantidades acumuladas a la fecha de término de giro en el registro SAC.Además, en caso de tratarse de créditos sujetos a la obligación de restitución, deberá tenerse presente que el monto a deducir por dicho concepto será sólo el 65% de tal crédito.

En caso que el saldo de créditos contenido en el registro SAC al término de giro no pueda ser imputado en su totalidad al impuesto por término de giro, dicho excedente se perderá.

En caso que un socio o accionista de la empresa que pone término al giro de sus actividades sea una contribuyente con contabilidad completa, sea que éste se encuentre acogido al régimen de renta atribuida o al semi-integrado, deberá reconocer en el registro SAC1 aquella parte que les corresponda del impuesto por término de giro, considerando para tales efectos su participación en las utilidades, o en su defecto, en el capital efectivamente aportado o éste haya sido suscrito cuando no se hubiere aportado siquiera una parte de éste.


1 En el caso de las empresas acogidas al régimen parcialmente integrado