Reporte Tributario Nº83 Junio 2017

Haga click sobre la imagen para ampliar

Haga click sobre la imagen para ampliar

Haga click sobre la imagen para ampliar

De conformidad al inciso 1°, del N° 4, del artículo 74 de la LIR, los contribuyentes que remesen al exterior, abonen en cuenta, pongan a disposición o paguen rentas o cantidades afectas al impuesto Adicional de acuerdo con los artículos 58, 59 y 60, deberán retener el Impuesto Adicional que corresponda.

Ahora bien, las rentas por concepto de dividendos para efectos del impuesto Adicional se clasifican en el N° 2, del artículo 58 de la LIR. Por su parte, los retiros, los gastos rechazados del inciso 3° del artículo 21, como también las rentas atribuidas quedan clasificadas en el inciso 1° del artículo 60, de la mencionada norma legal.

En virtud de la clasificación mencionada, dichas partidas quedan gravadas con impuesto Adicional con tasa 35%, sin perjuicio del 10% extraordinario que debe recargarse en el caso de los gastos rechazados.

Los contribuyentes del impuesto Adicional, propietarios de empresas sujetas al régimen de la letra A), del artículo 14 de la LIR, quedarán básicamente gravados por las siguientes partidas:

1. Renta atribuida del ejercicio.
2. Retiros o distribuciones afectas a Impuesto Adicional.
3. Gastos rechazados del inciso 3° del artículo 21 de la LIR.

De conformidad al inciso 2° del N° 4, del artículo 74 de la LIR, las empresas sujetas al régimen de renta atribuida, también se encontrarán obligadas a efectuar retenciones de impuesto Adicional sobre los retiros y dividendos que distribuyan. Naturalmente, que dicha retención solo operará cuanto tales partidas se encuentren afectas al señalado tributo.

Por lo tanto, en primer lugar debe determinarse la situación tributaria de los retiros y dividendos, para luego verificar la existencia de cantidades afectas a impuesto Adicional.

Como se señaló anteriormente, son los distintos registros a que se encuentran obligados a mantener los contribuyentes de acuerdo al N° 4, de la letra A), del artículo 14, los que permiten establecer el tratamiento tributario que corresponde a los retiros y dividendos.

Para tales efectos, los retiros y/o distribuciones se imputarán reajustados al término del año comercial respectivo, a los registros RAP, DDAN y REX en la proporción que representen tales cantidades, efectuados por cada propietario, sobre el total de ellos, hasta agotar el saldo positivo que mantengan los mencionados registros.

De la imputación anterior, solo los retiros y dividendos imputados al registro DDAN y los no imputados quedarán afectos a impuesto Adicional, incluyendo la imputación al registro REX respecto de rentas exentas solo de impuesto Global Complementario, y no así de impuesto Adicional.

En consideración que solo corresponde realizar retención de impuestos cuando los retiros y dividendos queden afectos a impuesto Adicional, la retención se realizará al término del ejercicio, oportunidad en la cual la empresa debe confeccionar sus distintos registros. En consecuencia, al momento de remesar los retiros y/o dividendos al exterior, no corresponde efectuar retención alguna, dado que a dicha fecha se desconoce la calificación tributaria de tales cantidades, y además, la ley no contempla una retención provisional.

Definido los retiros y dividendos afectos, la retención se efectuará al término del ejercicio, la que se declarará y pagará en conformidad a los artículos 65 y 69 de la LIR. Es decir, la empresa en su propia declaración de impuestos, Formulario 22, deberá pagar la retención, dentro del mes de abril del año siguiente al pago del retiro o dividendo.

La retención será con tasa de 35%, con derecho a deducir de ella el crédito por IDPC determinado de acuerdo al N° 5, de la letra A), del artículo 14. Es decir, el crédito corresponderá a la tasa que resulte de dividir la tasa del IDPC vigente en el año comercial respectivo por cien menos la tasa del citado tributo, todo expresado en porcentaje.

Como se indicó anteriormente, la renta atribuida determinada por una empresa corresponde principalmente a la renta líquida imponible del ejercicio , sobre la cual la empresa debe cumplir con declarar y pagar con el impuesto de Primera Categoría, dentro del mes de abril del año siguiente a la generación de la renta, en virtud de los artículos 65 y 69 de la LIR.

La renta líquida imponible, en su calidad de renta atribuida gravada con impuesto Adicional se ve afectada con las normas de retención que establece el inciso 6°, del N° 4, del artículo 74, de la LIR. Dicha disposición señala que tratándose de las cantidades que deban atribuirse a contribuyentes de impuesto Adicional, la retención se efectuará sobre el monto de la renta atribuida que corresponda, con una tasa de 35%.

Ahora bien, como la sociedad gravó con el impuesto de Primera Categoría a la renta líquida imponible, dicho tributo podrá ser deducido de la retención y posteriormente del impuesto Adicional de tasa 35% que afecta a los propietarios, en virtud del artículo 63 de la LIR. Este derecho también tiene correlación con lo dispuesto en el N° 2, de la letra A), del artículo 14, norma que dispone que el crédito se otorgará aplicando sobre las rentas atribuidas la tasa del IDPC  que hubiere afectado a dichas rentas.

El crédito por impuesto de Primera Categoría recién mencionado tiene una tasa de 25%, pues ese fue el tributo que gravó a la renta líquida imponible, por lo tanto, la empresa deberá retener la diferencia de un 10% para completar la tributación del impuesto Adicional (35%).

Una vez la retención efectuada deberá ser declarada y pagada por la empresa en su propia declaración de impuestos, junto con las otras obligaciones que le correspondan por sus actividades empresariales.

El impuesto Adicional así retenido y pagado, podrá ser utilizado por los propietarios en sus respectivas declaraciones de impuestos, todo en virtud del artículo 75 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, que otorga a este tipo de retenciones el carácter de pago provisional. Es decir, estas retenciones pueden ser imputadas a cualquier impuesto que afecte al contribuyente, y de producirse un exceso corresponderá su devolución.

No obstante lo anterior, con la retención materializada por la empresa quedará cumplida la obligación tributaria que afecta a los propietarios sin domicilio ni residencia en Chile, pues al ser el tributo personal de tasa 35%, del cual puede deducirse un 25% por concepto de crédito por impuesto de Primera Categoría y un 10% de retención de impuesto Adicional, da como resultado una declaración de impuesto totalmente calzada.

No obstante que la declaración de impuestos resulte calzada, los contribuyentes sin domicilio ni residencia en Chile, de todos modos deben presentar su declaración anual de impuesto, según lo dispone el artículo 65 de la LIR.


1 Para mayores detalles sobre renta atribuida se sugiere revisar los reportes de mayo a octubre de 2016.
2 Impuesto de Primera Categoría.

Como se señaló en el punto anterior, las empresas podrán rebajar del monto de la retención de tasa 35% el crédito por impuesto de Primera Categoría que corresponda asociar a los retiros y/o dividendos afectos a impuesto Adicional, el cual se determina a través de la siguiente fórmula:

Para obtener el monto del crédito por IDPC se deberá aplicar el factor antes determinado sobre los retiros o dividendos, el cual no podrá ser superior al monto acumulado en el registro SAC1.

Cabe hacer presente, que el crédito así determinado deberá además formar parte de la base imponible del impuesto Adicional, por lo tanto, deberá añadirse al monto de los retiros y/o dividendos para efectos de calcular el monto de la retención.

En el caso que la empresa no mantenga créditos por IDPC acumulados en el registro SAC, podrá optar por pagar dicho tributo en forma voluntaria2, con el objeto de otorgar créditos por tal concepto a sus propietarios. Posteriormente, la empresa deberá enterar en arcas fiscales el impuesto voluntario mediante su propia declaración anual de impuestos.

Efectuado el pago, la empresa podrá deducir en la determinación de la renta líquida imponible el monto sobre el cual se pago el impuesto voluntario, pero sólo hasta el monto positivo de ésta, quedado el exceso de producirse, como remanente para los ejercicios siguientes.

La mencionada rebaja a la renta líquida imponible, permitirá a la empresa disminuir sus pagados de impuesto de Primera Categoría, por cuanto lo ha anticipado, y además, permitirá soportar una menor renta atribuida por parte de los propietarios, disminuyendo consecuencialmente el pago de impuestos personales.


1 Saldo acumulado de créditos. Registro d), del N° 4, de la letra A), del artículo 14 de la LIR.
2 Inciso 7°, del N° 5, de la letra A), del artículo 14 de la LIR.