Reporte Tributario Nº100 Diciembre 2018

gonzalo polanco

Estimados lectores,

Esta es una ocasión especial. En esta edición lanzamos la centésima edición del Reporte Tributario, estudiando, en esta oportunidad el tratamiento tributario de los dividendos de los Fondos de Inversión. 

Esta es una materia muchas veces algo desconocida, regulada por una ley especial, como es la Ley Única de Fondos, del 2014, que fue modificada poco tiempo después de entrar en vigencia por la Ley 20.780. Estas normas establecen una serie de obligaciones para las Administradoras de los Fondos, las cuales muchas veces no son convenientemente sabidas por el público en general, razón por la cual hemos decidido introducirnos en este ámbito.

El Centro de Estudios Tributarios sigue trabajando para colaborar en la difusión de las materias relacionadas con tributación. En ese contexto, los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile).

 

Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

Los Fondos de Inversión Públicos y Privados, se encuentra obligados a mantener una serie de registros con el objeto de contralar los beneficios netos percibidos que posteriormente serán repartidos a sus aportantes. Estos registros son el RAI, REX y SAC, imputándose los repartos en primer término al registro RAI, y posteriormente, al registro REX.

Los repartos con cargo al registro RAI o que queden sin imputación se afectarán con el IGC o IDPC cuando los aportantes sean residentes o domiciliados en Chile. Si los aportantes no son residentes ni domiciliados en Chile y los beneficios provienen de un Fondo de Inversión Público dichas cantidades se afectarán con un impuesto único de tasa 10% sin derecho a crédito por IDPC, sin perjuicio de rebajar dicho crédito del registro SAC. Y si los repartos provienen de un Fondo de Inversión Privado se gravarán con impuesto Adicional con tasa 35% y con derecho al crédito acumulado en el registro SAC, cuando corresponda.

Las sociedades administradoras deberán presentar, por cada fondo que administren, la declaración jurada N° 1939 proporcionando la información referida a los saldos y movimientos de los distintos registros, y la declaración jurada N° 1922 informando la calificación tributaria de los repartos del ejercicio, con sus correspondientes créditos.

Las empresas que desarrollan actividades del artículo 20 de la LIR se encuentran gravadas con el IDPC, y como regla general, reconocen sus ingresos sean estos percibido o devengados, y reconocen sus gastos cuando éstos se encuentren pagados o adeudados, y en base a ello deben determinar una renta líquida imponible, de acuerdo a las normas establecidas en los artículos 29 al 33 de la LIR1.

No obstante, los Fondos de Inversión y Fondos de Inversión Privados tienen un tratamiento tributario totalmente diferente regulado en la LUF. Primero, la misma ley establece que no serán considerados contribuyentes del IDPC2, sin perjuicio de las obligaciones que afecten a su sociedad administradora. Por lo tanto, las renta que obtengan, y que comúnmente en cualquier empresa deben gravarse con el mencionado impuesto, no serán gravadas en estos fondos, lo que conlleva un beneficio importantísimo desde el punto de vista financiero, porque no existirá un desembolsos por este concepto, pero tampoco existirá un crédito que en el futuro puedan utilizar los aportantes.

Como se indicó, los Fondos de Inversión y Fondos de Inversión Privados no son contribuyentes del IDPC, por lo tanto, no deben determinar una renta líquida imponible, sino que deben determinar un Beneficio Neto Percibido (BNP) por el cual deben tributar sus aportantes al momento en que dicho BNP sea repartido. Ahora bien, el inciso segundo del artículo 80 de la LUF define a este concepto como la cantidad que resulte de restar a la suma de las utilidades, interés, dividendos y ganancias de capital efectivamente percibidos, el total de pérdidas y gastos devengados en el período. Es decir, los Fondos de Inversión y Fondos de Inversión Privados no reconocen, para efectos tributarios, los ingresos devengados, siendo este otro beneficio que indirectamente favorece a sus inversionistas.

En resumen, los Beneficios Netos Percibidos se determinan de acuerdo al siguiente esquema:

En el caso de los fondos de Inversión Públicos, están obligados a distribuir anualmente como dividendos a los aportantes, a lo menos, el 30% de los BNP determinados durante el ejercicio, los cuales deben efectuarse dentro de los 180 días siguientes al cierre del respectivo ejercicio anual, sin perjuicio que el fondo haya distribuido dividendos provisorios con cargo a tales resultados. Por último, estas cantidades deberán ser pagadas a quienes se encuentren inscritos en el Registro de aportantes a la medianoche del 5° día hábil anterior a la fecha en que se deba efectuar el pago.


1 Ley sobre Impuesto a la Renta.
2 N° 1 del artículo 81 de la LUF.

 

El N° 10 del artículo 81, obliga a las sociedades administradoras a informar anualmente al Servicio de Impuestos Internos, por cada fondo que administren, en la forma y plazo que éste determine mediante resolución, el monto de las distribuciones de beneficios, devoluciones de capital y sus beneficiarios.

Para dichos fines, fue emitida la Resolución Ex. SII N° 10, de fecha 10 de marzo de 2015, que obliga a las administradoras a proporcionar información sobre los repartos de beneficios mediante la declaración jurada N° 1922, cuyo vencimiento para el año tributario 2019, es el día 15 de marzo de 2019.

Asimismo, se emitió la Resolución Ex. SII N° 84, de fecha 31 de agosto de 2017, que obliga a las sociedades administradoras a proporcionar la información correspondiente a los remanentes iniciales, movimientos del ejercicio y saldos finales de sus registro obligatorios. Es información debe ser entregada mediante la declaración jurada N° 1939, cuyo vencimiento para el  año tributario 2019 es el 14 de mayo de 2019.

 

Al igual que las empresas obligadas a determinar su renta efectiva según contabilidad completa, que deben llevar un registro de renta empresariales, los Fondos de Inversión y Fondos de Inversión Privados también están obligados a confeccionar una serie de registros con el objeto de controlar en forma separada los Beneficios Netos Percibidos según sus características tributarias, y de los créditos por IDPC a que puedan tener derecho sus aportantes.

Estos registros se encuentran regulados en el artículo 81 N° 2 de la LUF, y son los siguientes:

a)    Rentas afectas a impuestos (RAI).
b)    Rentas exentas e ingresos no renta (REX).
c)    Saldo acumulado de créditos (SAC).
d)    Registro especial de rentas de fuente extranjera (RFE).

Como se observa, los registros obligatorios para estos fondos son similares a los registros que están obligados a llevar los contribuyentes sujetos al régimen de imputación parcial de créditos a que se refiere el artículo 14 letra B), de la LIR, sin embargo, existen algunas diferencias que se pasan a explicar en los títulos siguientes.

Se hace presente, que el registro d), referido a las rentas de fuente extranjera, no lo revisaremos en el presente reporte, sino que lo abordaremos en una próxima edición.

Por último, se advierte que a la fecha de esta publicación el Servicio de Impuestos Internos no ha emitido una resolución que regule los formatos y formalidades que deben cumplir estos registros, como, por ejemplo, fecha de confección, obligatoriedad de timbraje, firmas de responsabilidad, formato estandarizado, partidas que se registran, sanciones por incumplimiento, etcétera.