Reporte Tributario Nº102 Marzo 2019

gonzalo polanco

Estimados lectores,

En esta centésima segunda edición del Reporte Tributario, Nº102 marzo/2019, estudiaremos otro tema de tremenda relevancia que fue introducido por la ley de reforma tributaria Nº20.780, como es el impuesto a las emisiones de fuentes móviles.

La mencionada ley incorporó en nuestra legislación dos nuevos tributos cuya finalidad es corregir las externalidades negativas que genera la contaminación: se trata de los impuestos a las emisiones de fuentes fijas y fuentes móviles. Quien contamina, ensucia un bien que es público, como es el aire, y por no tiene normalmente incluido entre sus costos las consecuencias negativas que dicha contaminación genera. Los impuestos de este tipo procuran, precisamente, que quienes generan la contaminación, internalicen este costo de modo que puedan tomar una decisión eficiente que sincere el hecho de que contaminar no es gratis.

El Centro de Estudios Tributarios sigue trabajando para colaborar en la difusión de las materias relacionadas con tributación. En ese contexto, los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile).

 

Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

El impuesto verde a las fuentes móviles, específicamente a los vehículos nuevos, fue establecido a través del artículo 3° de la Ley N° 20.780 de 2014, con el principal objetivo de que las personas migren hacia el uso de fuentes limpias de energía. De esta forma, el impuesto verde grava a los vehículos nuevos que emitan partículas de óxidos de nitrógeno.

De lo que señala la norma, el hecho gravado corresponderá a la primera venta o importación del vehículo y quien soporta el impuesto es el comprador o importador directo de éste, es decir, quien inscribirá el vehículo a su nombre en el Registro de Vehículos Motorizados del Servicio de Registro Civil e Identificación. Para determinar el tributo se deberá aplicar la fórmula que señala la ley, la cual contempla una combinatoria del rendimiento urbano del vehículo, expresado en kilómetros por litro, la emisión de óxidos de nitrógeno, expresados en gramos por kilómetro, y el valor de venta o de importación del vehículo, incluido el IVA y, en el caso de la importación directa se incluyen también los gravámenes aduaneros. La norma contempla algunas exenciones al impuesto, como por ejemplo a los vehículos que estén destinados a prestar servicios de taxi en cualquiera de sus modalidades y a los camiones, camionetas y furgones de 2.000 o más kilos de capacidad de carga útil.

El Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones es el ente técnico encargado de generar y proveer la información referente al rendimiento urbano de los vehículos y a las emisiones de óxidos de nitrógeno de los mismos, la cual es remitida electrónicamente, junto a otra información de los vehículos, al SII y al Servicio de Tesorería para efectos de la determinación y pago del tributo.

En términos prácticos, para pagar el impuesto, se debe acceder al sitio web de la Tesorería General de la República y completar el Formulario 88 A, procediéndose a validar en línea con la información que consta en las bases de datos del SII a efectos de que ésta última entidad, en forma automática, proceda a determinar el impuesto correspondiente para que el contribuyente pueda proceder al pago del tributo, trámite sin el cual no podrá inscribir el vehículo en el Registro de Vehículos Motorizados.

Cabe señalar que dentro de las exenciones que contempla la ley está la adquisición de camionetas nuevas de hasta 2.000 kilos de carga útil por parte de contribuyentes afectos a IVA que incorporen dicho bien al activo inmovilizado de su actividad. Para hacer efectiva esta exención, el contribuyente deberá especificar en el Formulario 88-A las características respectivas del vehículo que le permiten acceder al beneficio. En caso que dichos bienes sean enajenados antes de 24 meses contados desde su adquisición deberá pagar el impuesto correspondiente que le hubiere correspondido en caso de no aplicar la exención.

Finalmente, para la aplicación de la exención del impuesto verde en caso de vehículos destinados a la prestación de servicios de taxi en cualquiera de sus modalidades, el contribuyente podrá solicitar, a través del sitio web de la Tesorería General de la República, la devolución de dicho tributo. Dicha situación también es aplicable en el caso de los arrendatarios de dichos bienes a empresas de leasing, siempre y cuando les haya sido íntegramente recargado dicho tributo en la cuota inicial de arrendamiento y registren el vehículo para prestar servicios de taxi en cualquiera de sus modalidades.

Como se mencionó anteriormente, a través del artículo 3° de la Ley N° 20.780, se estableció el impuesto adicional que grava a las fuentes móviles de contaminación, específicamente vehículos, y en él se contienen los elementos de esta obligación tributaria, que a continuación pasamos a analizar:

Tal como se señaló anteriormente, conforme a lo establecido en el inciso cuarto del artículo 3° de la Ley N° 20.780, una de las situaciones en que no aplicará el impuesto verde es aquella referida a la adquisición de vehículos nuevos por parte de contribuyentes afectos al impuesto al valor agregado, cuando se trate de camionetas nuevas de hasta 2.000 kilos de capacidad de carga útil, siempre que pasen a formar parte del activo inmovilizado del contribuyente.

Sin embargo lo anterior, el contribuyente interesado igualmente deberá declarar el Formulario 88-A, a efectos de presentarlo en el Servicio de Registro Civil e Identificación, por lo que además deberá hacer una declaración de exención de este impuesto, antecedente que será corroborado en línea por el SII. Verificada la exención, se emitirá un comprobante de pago con valor cero1.

En virtud de lo señalado, se deberá completar los antecedentes detallados en el punto anterior de este reporte, especificando que se trata de una camioneta con capacidad de carga útil de hasta 2.000 kilos y precisar que se trata de un “Activo Inmovilizado”, constatando en línea el SII que se trata de un contribuyente de primera categoría. Acto seguido, se obtendrá un certificado que determina un valor a pagar igual a cero, comprobante con el cual el contribuyente deberá dirigirse al Servicio de Registro Civil e Identificación para la primera inscripción del vehículo.

Cabe señalar que la exención en comento también aplicará en caso de camionetas nuevas de hasta 2.000 kilos de capacidad de carga útil adquiridas por empresas de leasing para entregarlas en arriendo y que pasen a formar parte del activo inmovilizado de dichas empresas, siempre y cuando dichos vehículos sean entregados en arriendo a contribuyentes afectos a IVA. Para estos efectos, el arrendatario deberá entregar una declaración jurada a la empresa de leasing en tal sentido2.

Finalmente, señalar que, si el contribuyente enajena estas camionetas dentro del plazo de veinticuatro meses contados desde su adquisición, deberá pagar el monto correspondiente al impuesto que debería haber enterado en caso de no favorecerle la exención3.

 


1 Resolutivo N° 2 de la Res. Ex. N° 3530/2014, del 22.12.2014, de la Tesorería General de la República.
2 Mayores antecedentes en la letra b. del resolutivo 2.- de la Res. Ex. N° 119, del 22.12.2014, del SII.
3 Parte final del inciso cuarto del artículo 3° de la Ley N° 20.780.

Si bien es cierto en el señalado artículo 3° no se efectúa una alusión expresa al concepto de hecho gravado con el impuesto adicional en comento, de la lectura completa de éste se identifica que el hecho material que da nacimiento a la obligación tributaria principal, es decir, el pago del impuesto, es la primera venta o importación de un vehículo nuevo, liviano1 o mediano2, que emitirá partículas contaminantes denominadas óxidos de nitrógeno, los que son expulsados por los vehículos a través del tubo de escape, sea que éstos usen gasolina o petróleo.

La determinación de los gramos de óxidos de nitrógeno que emite cada vehículo estará bajo la responsabilidad del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones, a través de su proceso de homologación vehicular o de otro que determine cuando, de acuerdo a la normativa vigente, dicho proceso no sea aplicable.


1 Según definición del artículo 1° del Decreto N° 211, de 1991, del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones.
2 Vehículos destinados al transporte de carga o de pasajeros, según el Decreto N° 54, de 1994, del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones.