Reporte Tributario Nº103 Abril 2019

gonzalo polanco

Estimados lectores,

En esta centésima tercera edición del Reporte Tributario, Nº103 abril/2019, continuaremos estudiando los impuestos llamados “verdes”. El mes pasado analizamos el impuesto a las emisiones de fuentes móviles; en esta ocasión veremos el impuesto a las emisiones fijas.  

Este tributo es nuevo en el país, por lo que su contenido es ampliamente desconocido. Tiene por objeto gravar las emisiones al aire de material particulado, óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y dióxido de carbono, producidas por fuentes fijas, conformadas por turbinas o calderas, que sumen una potencia mayor o igual a 50 MWt (megavatios térmicos).

Recordemos que estos impuestos tienen un fundamento básico, que es lograr que quien contamina un bien público como es el aire, internalice el costo que tiene dicha acción, razón por la cual su aplicación se ha extendido fuertemente. En el proyecto de ley de modernización tributaria presentado por el poder ejecutivo, se contemplan modificaciones a este impuesto que son analizadas también en este reporte.     

El Centro de Estudios Tributarios sigue trabajando para colaborar en la difusión de las materias relacionadas con tributación. En ese contexto, los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile).

 

Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

El impuesto verde a las fuentes fijas, específicamente turbinas y calderas, fue establecido a través del artículo 8° de la Ley N° 20.780 de 2014, con el principal objetivo de que las empresas migren hacia el uso de fuentes limpias de energía.

De lo que señala la norma, el hecho gravado corresponderá a la emisión de MP, SO2, NOx y CO2 por parte de establecimientos cuyas fuentes fijas, conformadas por turbinas o calderas, individualmente o en su conjunto, sumen una potencia térmica mayor o igual a 50 MWt (megavatios térmicos), considerando el límite superior del valor energético del combustible. Quien soporta el impuesto será aquel que explote los establecimientos que se encuentren gravados, sin atender al título que lo faculta para tales efectos. Para determinar el tributo se deberá aplicar la fórmula que señala la ley, la cual dependerá del tipo de componente contaminante, y para el caso de las emisiones de MP, SO2 y NOx también dependerá de si la comuna en la cual están ubicados los establecimientos está declarada como zona saturada o latente por parte del Ministerio del Medio Ambiente. La norma contempla una exención al impuesto, respecto a las emisiones de CO2, la cual apunta a liberar de dicho tributo a las turbinas y/o calderas que usen como energía primaria aquella obtenida de materia orgánica y biodegradable (biomasa).

El Ministerio del Medio Ambiente y la Superintendencia del ramo son los entes técnicos encargados de generar y proveer toda la información necesaria que le permita al Servicio de Impuestos Internos determinar y girar el impuesto correspondiente, a efectos de que éste sea finalmente pagado a través del sitio web del Servicio de Impuestos Internos o de la Tesorería General de la República.

Según la Superintendencia del Medio Ambiente, en el primer año de su aplicación, el impuesto verde a las fuentes fijas recaudó un total de USD $191,3.

Finalmente, se destaca el hecho de que en el Proyecto de Ley que Moderniza la Legislación Tributaria, a través del artículo 16, se incluyen propuestas de modificaciones al impuesto verde a las fuentes fijas de contaminación, las que apuntan principalmente a modificar el hecho gravado y a establecer mecanismos de compensación a las emisiones de CO2.

El impuesto afectará a las personas naturales y jurídicas que, a cualquier título, haciendo uso de las fuentes de emisión de los establecimientos señalados precedentemente, generen emisiones de MP, NOx, SO2 y/o C021.

En otras palabras, el obligado a pagar el impuesto será la persona que, a través de turbinas y/o calderas, genere emisiones de componentes contaminantes, sin atender al título que lo faculta para la explotación de dichos establecimientos.


1 Inciso segundo del artículo 8° de la Ley N° 20.780.

En vista del primer año de aplicación del impuesto a las fuentes contaminantes fijas, se incorporó en el Proyecto de Ley que Moderniza la Legislación Tributaria, a través del artículo 16, una serie de modificaciones que pretenden perfeccionar este instrumento, con el propósito principal de otorgar certezas respecto a los distintos elementos que componen este gravamen.

Entre las principales modificaciones se encuentran ciertas precisiones efectuadas a la definición del hecho gravado, del cual se elimina el concepto de caldera y turbina, dejando como concepto amplio a gravar a las fuentes fijas de contaminación. Del mismo modo, se elimina del hecho gravado la mención a la potencia térmica, estableciendo ahora como condición para gravar con dicho impuesto un monto de toneladas de material particulado o de dióxidos de carbono que emitan las señaladas fuentes fijas.

En los incisos finales del artículo 16 del Proyecto de Ley se incorpora la posibilidad de que los contribuyentes afectos al impuesto, respecto al CO2, podrán compensar sus emisiones de CO2 gravadas, a través de la implementación de proyectos de reducción de emisiones de dicho componente desarrollados a nivel nacional bajo los estándares y modalidades de participación establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente. Para efectos de la compensación, los proyectos de reducción de emisiones de CO2 deberán ser certificados por un auditor externo autorizado por la Superintendencia del Medio Ambiente, según los procedimientos y metodologías que ésta estime.

A objeto de tener una visión detallada de lo propuesto por el Proyecto de Ley, a continuación, se muestra un cuadro comparativo en donde se contrasta la parte pertinente del actual el artículo 8° de la Ley 20.780 versus lo propuesto por el artículo 16 del señalado proyecto:

Texto actual art. 8° Ley N° 20.780.

Art. 16 del PdL.

Inciso Primero.
Establécese un impuesto anual a beneficio fiscal que gravará las emisiones al aire de material particulado (MP), óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de azufre (SO2) y dióxido de carbono (CO2), producidas por establecimientos cuyas fuentes fijas, conformadas por calderas o turbinas, individualmente o en su conjunto sumen, una potencia térmica mayor o igual a 50 MWt (megavatios térmicos), considerando el límite superior del valor energético del combustible.

Reemplázase el Inciso Primero por el siguiente:
Establécese un impuesto anual a beneficio fiscal que gravará las emisiones al aire de material particulado (MP), óxidos de nitrógeno (NOx) y dióxido de azufre (SO2), producidas por establecimientos cuyas fuentes fijas, individualmente o en su conjunto, emitan 100 o más toneladas anuales de material particulado, o 25.000 o más toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2)”.

Inciso Segundo.
El impuesto de este artículo afectará a las personas naturales y jurídicas que, a cualquier título, haciendo uso de las fuentes de emisión de los establecimientos señalados precedentemente, generen emisiones de los compuestos indicados en el inciso anterior.

En el inciso segundo, reemplázase la parte final que sigue a las palabras “haciendo uso”, por la siguiente frase: “de las señaladas fuentes fijas, generen emisiones de material particulado (MP), óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de azufre (SO2) o dióxido de carbono (CO2).

Inciso quinto.
El coeficiente de calidad del aire corresponderá a dos valores diferenciados dependiendo si la comuna "j" ha sido declarada zona saturada o zona latente:

En el inciso quinto, incorpórase a continuación de la expresión “zona latente” y antes de los dos puntos “:” la expresión “por concentración del respectivo contaminante”.

Inciso Séptimo.
El Costo Social de contaminación per cápita (CSCpc) asociado a cada contaminante local será el siguiente:

Contaminante             Dólares de Estados                         
Unidos de Norteamérica
MP                                          $0.9
SO2                                         $0.01
Nox                                         $0.025

En el inciso séptimo, a continuación de la tabla agrégase la siguiente frase final que formará parte del inciso séptimo:
“El CSCpci de cada contaminante local será revisado cada diez (10) años por el Ministerio del Medio Ambiente.”.

Inciso noveno.
En el caso de las emisiones de dióxido de carbono, el impuesto será equivalente a 5 dólares de Estados Unidos de Norteamérica por cada tonelada emitida. Con todo, el impuesto a las emisiones de dióxido de carbono no aplicará para fuentes fijas que operen en base a medios de generación renovable no convencional cuya fuente de energía primaria sea la energía biomasa, contemplada en el numeral 1), de la letra aa) del artículo 225 del decreto con fuerza de ley N° 4, de 2006, del Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, ley General de Servicios Eléctricos.

En el inciso noveno, a continuación del punto final (“.”), agrégase lo siguiente: “La utilización de aditivos en la combustión de biomasa no altera la referida liberación.”.

Inciso onceavo.
El Ministerio del Medio Ambiente publicará anualmente un listado de los establecimientos que se encuentran en la situación del inciso primero de este artículo y de las comunas que han sido declaradas como saturadas o latentes para efectos de este impuesto.

Reemplázase el inciso onceavo por el siguiente:
“El Ministerio del Medio Ambiente publicará anualmente un listado de los establecimientos que deberán reportar de manera obligatoria sus emisiones durante el año calendario correspondiente, de conformidad con lo establecido en el reglamento, luego de lo cual publicará un listado de quienes se encuentren en la situación del inciso primero de este artículo, previa verificación de los reportes de emisiones de cada establecimiento. Asimismo, publicará anualmente el listado de las comunas que han sido declaradas como saturadas o latentes para efectos de este impuesto.”.

Inciso decimotercero.
Un reglamento dictado por el Ministerio del Medio Ambiente fijará las obligaciones y procedimientos relativos a la identificación de los contribuyentes afectos y, establecerá los procedimientos administrativos necesarios para la aplicación del impuesto a que se refiere el presente artículo.

En el inciso decimotercero, reemplázase la expresión “afectos y,” por la expresión “que deban reportar sus emisiones y”.

Inciso decimoctavo.
La Superintendencia deberá enviar al Servicio de Impuestos Internos un informe con los datos y antecedentes necesarios para que proceda al cálculo del impuesto por cada fuente emisora.

En el actual inciso decimoctavo, incorpórase el siguiente párrafo a continuación del punto final (“.”), que pasa a ser punto seguido (“.”): “Del giro podrá reclamarse ante el Tribunal Ambiental correspondiente al domicilio de la fuente emisora, conforme las reglas generales.”

Inciso decimonoveno.
Para los efectos de lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 149 del decreto con fuerza de ley N° 4, de 2006, del Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, ley General de Servicios Eléctricos, el impuesto que establece el presente artículo no deberá ser considerado en la determinación del costo marginal instantáneo de energía, cuando éste afecte a la unidad de generación marginal del sistema. No obstante, para las unidades cuyo costo total unitario, siendo éste el costo variable considerado en el despacho, adicionado el valor unitario del impuesto, sea mayor o igual al costo marginal, la diferencia entre la valorización de sus inyecciones a costo marginal y a dicho costo total unitario, deberá ser pagado por todas las empresas eléctricas que efectúen retiros de energía del sistema, a prorrata de sus retiros, debiendo el Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) respectivo, adoptar todas las medidas pertinentes para realizar la reliquidación correspondiente. El Servicio de Impuestos Internos enviará en el mes de abril de cada año al CDEC respectivo y a la Comisión Nacional de Energía, un informe con el cálculo del impuesto por cada fuente emisora. La Comisión Nacional de Energía, mediante resolución exenta, establecerá las disposiciones de carácter técnico que sean necesarias para la adecuada implementación del mecanismo señalado en este inciso.

En el inciso decimonoveno, reemplázase las expresiones “Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) respectivo” y “CDEC respectivo” por “Coordinador Eléctrico Nacional”.

 

Agréganse los siguientes incisos finales nuevos:
“Los contribuyentes afectos al impuesto establecido en el presente artículo respecto al CO2, podrán compensar sus emisiones de CO2 gravadas, a través de la implementación de proyectos de reducción de emisiones de CO2 desarrollados a nivel nacional bajo los estándares y modalidades de participación establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente mediante resolución exenta. Para efectos de la compensación, los proyectos de reducción de emisiones de CO2 deberán ser certificados por un auditor externo autorizado por la Superintendencia del Medio Ambiente, según los procedimientos y metodologías que ésta estime.

Asimismo, la Superintendencia del Medio Ambiente deberá tener un registro de auditores externos autorizados, debidamente capacitados, para validar las reducciones de emisiones de CO2. La determinación de los requerimientos mínimos que deberán cumplir dichos auditores para ser parte del registro y sus atribuciones serán determinadas por medio de un reglamento elaborado por dicha entidad.

La Superintendencia precitada deberá llevar un registro público y único de los traspasos, compras y valores de los certificados de reducción de emisiones de CO2 de cada contribuyente.

La Superintendencia del Medio Ambiente, realizará la contabilidad previa de cada contribuyente, de manera de hacer envío del balance asociado a las emisiones de CO2, debiendo remitir dicha información al Servicio de Impuesto Internos, quien realizará el respectivo cálculo del gravamen.”.

Desde los incisos tercero al noveno del artículo 8° el legislador definió la fórmula de cálculo del impuesto, haciendo la distinción entre dos grupos, dependiendo del tipo de componente contaminante que se trate, según se detalla a continuación:

Emisiones al aire de MP, NOx y SO2.

En este caso el impuesto se determinará de la siguiente forma:

• La Base Imponible = corresponderá al 0,1 de cada tonelada de contaminante emitida.
• Tasa del Impuesto =  Tij = CSCpci X Pobj.

Donde:
Tij = Tasa del impuesto por tonelada del contaminante "i" emitido en la comuna "j" medido en dólares por tonelada (US$/Ton).
CSCpci = Costo social de contaminación per cápita del contaminante "i".
Pobj = Población de la comuna "j". Este dato se obtiene anualmente de la proyección oficial del Instituto Nacional de Estadísticas.

Ahora bien, en caso que el establecimiento se encuentre dentro de una comuna inserta en una zona declarada como zona saturada o como zona latente por concentración de MP, NOx o SO2 en el aire1, se aplicará a la tasa de impuesto por tonelada de contaminante un factor adicional consistente en el coeficiente de calidad del aire, determinándose la tasa de impuesto de la siguiente manera:

Tij= CCAj X CSCpci X Pobj.

Dónde:
CCAj = Coeficiente de calidad del aire en la comuna "j".

De acuerdo a lo prescrito en las letras t) y u) del artículo 2 de la Ley N° 19.300, de 1994, se entiende por Zona Latente aquella en que la medición de la concentración de contaminantes en el aire, agua o suelo se sitúa entre el 80% y el 100% del valor de la respectiva norma de calidad ambiental; y por Zona Saturada aquella en que una o más normas de calidad ambiental se encuentran sobrepasadas.

El valor del coeficiente de calidad del aire variará dependiendo si la comuna ha sido declarada zona saturada o zona latente, según se muestra a continuación:

Para efectos de la aplicación del coeficiente de calidad del aire, en caso que una zona saturada o zona latente incluya a una parte o fracción de una comuna, ésta será considerada en su totalidad como zona saturada o latente, respectivamente. Si una comuna es parte de distintas zonas, saturadas o latentes, primará el coeficiente aplicable a la zona saturada.

El Costo Social de contaminación per cápita (CSCpc) asociado a cada contaminante local será el siguiente:

Como se observa, tanto la base imponible como la tasa del impuesto se refieren a la determinación del tributo por tonelada de contaminante emitido, por lo que para determinar el impuesto total será necesario tener en consideración el total de las toneladas de contaminantes emitidas.

Emisiones de CO2.

En el caso de las emisiones de dióxido de carbono el impuesto se determinará de la siguiente forma:

•    La Base Imponible = toneladas de CO2 emitidas.
•    Tasa del Impuesto =  USD $5.


1 Conforme a lo establecido en el artículo 43 la Ley Nº 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente, la declaración de una zona del territorio como saturada o latente se hará por decreto supremo que llevará la firma del Ministro del Medio Ambiente y contendrá la determinación precisa del área geográfica que abarca. Llevará además la firma del Ministro de Salud, si se trata de la aplicación de normas primarias de calidad ambiental, o del ministro sectorial que corresponda, según la naturaleza de la respectiva norma secundaria de calidad ambiental.