Reporte Tributario Nº27 Junio 2012

Estimados Lectores,

En esta vigésima séptima edición del Reporte Tributario, Nº27 Junio/2012, se presenta un tema que resulta interesante desde diversas perspectivas, ya sea como asesor o trabajador dependiente, relacionado con el concepto y cálculo de obligaciones tributarias originadas por las indemnizaciones provenientes del término de una relación laboral, ya sean de tipo legal, contractual y/o voluntarias. El tema revela cierta complejidad, ya que involucra normas de carácter impositivo, además de otras de carácter laboral y previsional.

A través del presente Reporte Tributario, se analizarán las indemnizaciones por término al contrato de trabajo que se originan por diferentes causas, pudiendo ser establecidas por ley, por contratos o convenios colectivos o individuales y/o voluntarias, entre otras. Se revisarán las rentas con las cuales las indemnizaciones se encuentran relacionadas, sus diversos orígenes, características y obligatoriedad, examinando las normas legales que las rigen y su calificación tributaria específica, para finalizar el análisis a través del planteamiento de un caso de aplicación y su resolución.

El Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), continuará mensualmente desarrollando temas de índole tributaria, para lo cual los invitamos a visitar www.cetuchile.cl donde podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), a través del archivo adjunto denominado Tributación en la FEN (Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile).
Saludos cordiales,

Profesor Javier Jaque López
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET UChile

Tributación
en la FEN
descargar



Como se pudo observar en el presente reporte, las indemnizaciones laborales en términos generales no se ven gravadas con impuestos, toda vez que existen disposiciones legales que expresamente las liberan de toda tributación. Sin embargo, cuando estas indemnizaciones corresponden a aquellas instauradas en un contrato individual trabajo o son indemnizaciones voluntarias, dichas cantidades podrían verse gravadas con el impuesto único de segunda categoría, cuando exceden los topes establecidos en el artículo 17 N° 13 de la Ley de la Renta.

Estos excesos se entienden devengados en el periodo en que haya estado vigente el contrato, cuando la indemnización provenga de un acuerdo establecido en el contrato individual de trabajo. En cambio, si la indemnización fue voluntaria, ésta se entenderá devengada también durante la vigencia del contrato, pero no más allá de doce meses.

Es común que el empleador retenga el impuesto único de segunda categoría considerando el devengamiento máximo de doce meses para el caso de las indemnizaciones voluntarias, cuando corresponda. Sin embargo, cuando estamos frente a indemnizaciones que derivan de un contrato individual cuya duración se extiende más allá de los doce meses, simplemente éstas son prorrateadas como máximo en dicho periodo. Asimismo, muchos consideran periodos menores, afectando al trabajador con una tributación mayor a la que le corresponde.



En cuanto a la tributación de las personas, el artículo 17 contiene diversas disposiciones que establecen que determinadas cantidades toman la calidad de ingreso no constitutivo de renta, muchas de las cuales tienen relación con las rentas del trabajo. A modo de ejemplo podemos mencionar: Las pensiones alimenticias, indemnizaciones laborales, alimentación y alojamiento, movilización, traslación y viáticos, gastos de representación, beneficios previsionales, entre otros.

Como sabemos, el concepto de renta que contiene nuestra LIR es muy amplio, representando esta característica su regla general. Es por ello, que la propia ley en forma taxativa reputa determinadas cantidades como ingresos no renta, constituyendo en definitiva esta designación una desgravación impositiva total, que distingue a éstas de las rentas exentas.

Desde el punto de vista laboral, el Código del Trabajo regula el término de la relación contractual entre el trabajador y el empleador, estableciendo el nacimiento de obligaciones económicas que dependen de circunstancias específicas.

En el caso particular que nos ocupa, el Código del Trabajo establece la obligación de pagar algunas indemnizaciones que nacen básicamente de la causa que motivó la desvinculación laboral del trabajador. Estas causas se conocen como causales de despidos, las cuales se encuentran reguladas en los artículos 159, 160 y 161 del mencionado texto legal.

Estas indemnizaciones, en general, guardan relación con los años de servicio prestados por el trabajador a la empresa de la cual se desvincula, la compensación de derechos que no podrán ser ejercidos y otras indemnizaciones compensatorias establecidas en la ley, o bien, en cláusulas contractuales.

Las rentas del trabajo dependiente son un tipo de renta que se encuentra afecta a un impuesto de carácter progresivo de periodicidad mensual, denominado impuesto Único de Segunda Categoría, regulado principalmente entre los artículos 42 y 47 de la LIR, sin perjuicio de otras normas accesorias.

Este impuesto, como se indicó, grava las rentas del trabajo dependiente, tales como sueldos, sobresueldos, salarios, premios, dietas, gratificaciones, participaciones y cualesquiera otras asimilaciones y asignaciones que aumenten la remuneración pagada por los servicios personales de una persona, según establece el artículo 42 N° 1 de la LIR. También se incluyen entre las rentas afectas a este tributo los montepíos y pensiones que puede percibir una persona, como asimismo el sueldo empresarial regulado en el artículo 31 N° 6 de la LIR, que beneficia al empresario individual y a los socios de sociedades de personas.

Estas rentas, salvo el sueldo empresarial, por su naturaleza, se obtienen por una relación laboral que involucra un vínculo de subordinación o dependencia, que se manifiesta a través de un contrato de trabajo.

Entre las características de este impuesto, podemos mencionar que se trata de un impuesto único que debe ser retenido por el empleador, en virtud del artículo 74 N° 1 de la LIR, y la renta no se encuentra obligada a ser declarada anualmente por no encontrarse señalada, para estos efectos, en el artículo 65 de la mencionada ley, salvo que el trabajador deba reliquidar dicho tributo por haber obtenido rentas de más de un empleador, simultáneamente, en un mismo periodo mensual de pago, de acuerdo al artículo 47 de la LIR.

Este tributo que fue retenido, debe ser declarado y enterado por el empleador, en arcas fiscales, dentro de los primeros doce días de cada mes, de conformidad a lo señalado por el artículo 78 de la LIR.

En cuanto a la responsabilidad por el pago de los impuestos, el artículo 83 de la LIR, establece que si el impuesto fue retenido, la responsabilidad por el pago recaerá únicamente sobre las personas obligadas a efectuar la retención. En caso contrario, si no ha sido retenido el tributo, la responsabilidad por el pago recaerá también sobre las personas obligadas a efectuarla.

En materia impositiva, son los artículos 178 del Código del Trabajo, en conjunto con el artículo 17 N° 13 de la LIR, las disposiciones que regulan el tratamiento tributario de estas indemnizaciones, las cuales pueden calificar como rentas tributables, afectas al impuesto único de segunda categoría o como ingresos no constitutivos de renta.

Las disposiciones legales mencionadas establecen lo siguiente:

Artículo 178 del Código del Trabajo:

“Las indemnizaciones por término de funciones o de contratos de trabajo establecidas por ley, las pactadas en contratos colectivos de trabajo o en convenios colectivos que complementen, modifiquen o remplacen estipulaciones de contratos colectivos, no constituirán renta para ningún efecto tributario.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso anterior, cuando por terminación de funciones o de contrato de trabajo, se pagaren además otras indemnizaciones a las precitadas, deberán sumarse éstas a aquéllas con el único objeto de aplicarles lo dispuesto en el Nº 13 del artículo 17 de la ley sobre Impuesto a la Renta a las indemnizaciones que no estén mencionadas en el inciso primero de este artículo.”


Artículo 17 N° 13, de la LIR. No constituye renta:

“…… la indemnización por desahucio y la de retiro hasta un máximo de un mes de remuneración por cada año de servicio o fracción superior a seis meses. Tratándose de dependientes del sector privado, se considerará remuneración mensual el promedio de lo ganado en los últimos 24 meses, excluyendo gratificaciones, participaciones, bonos y otras remuneraciones extraordinarias y reajustando previamente cada remuneración de acuerdo a la variación que haya experimentado el Índice de Precios al Consumidor entre el último día del mes anterior al del devengamiento de la remuneración y el último día del mes anterior al del término del contrato.”

Como se aprecia de la primera norma transcrita, el legislador distingue claramente tres tipos de indemnizaciones, las cuales ha calificado como ingreso no constitutivo de renta:

  • Indemnizaciones legales.
  • Indemnizaciones provenientes de contratos colectivos de trabajo.
  • Indemnizaciones provenientes de convenios colectivos que complementen, modifique o remplacen estipulaciones de contratos colectivos.

No obstante lo anterior, podemos encontrar otros tipos de indemnizaciones que puede percibir el trabajador con motivo del término de la relación laboral, las cuales se encuentran reguladas en el inciso segundo del artículo 178 de la primera norma transcrita. Entre estas encontramos las indemnizaciones contractuales y las indemnizaciones voluntarias, que deberán ser evaluadas de conformidad al artículo 17 N° 13 de la LIR, pero considerando para dichos efectos, el grupo de indemnizaciones enumeradas anteriormente.

Por su parte, dentro de las indemnizaciones legales debemos distinguir entre aquella indemnización que guarda relación con los años de servicio del trabajador, de otras indemnizaciones que deben ser pagadas por compensaciones de derechos o incumplimientos de parte del empleador. En detalle estas son:

  • Indemnización legal por años de servicio.
  • Indemnización legal por desahucio.
  • Indemnización legal por falta de aviso previo.
  • Indemnización legal por feriado.

Antes de ahondar más sobre la tributación de estas indemnizaciones, a continuación explicaremos brevemente en qué consiste cada una de ellas y cuando nace el derecho a percibirlas.