Reporte Tributario Nº35 Marzo 2013

Estimados Lectores,

Esta trigésimo quinta edición del Reporte Tributario, Nº35 Marzo/2013, analiza una temática que afecta a todos los contribuyentes obligados a declarar sus rentas efectivas mediante contabilidad completa y que se ha visto modificada luego de la Ley Nº20.630 sobre Reforma Tributaria, como es el tratamiento de los gastos rechazados.

Previo a la reforma tributaria, los gastos rechazados eran objeto de tratamientos tributarios distintos dependiendo del tipo jurídico del contribuyente que incurría en ellos y dependiendo de ello, su tributación debía ser soportada por la persona jurídica en cuestión o bien por sus dueños, así como también podían verse afectos a tasas impositivas diferentes. Estas y otras situaciones relacionadas, se vieron modificadas a través de la reforma tributaria, por lo que en esta oportunidad se exponen cada una de las modificaciones y sus efectos tanto para los contribuyentes del impuesto de primera categoría, como para sus propietarios, así como también los cambios en la confección del registro FUT y RLI, entre otros.

El Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), continuará mensualmente desarrollando temas de índole tributaria, para lo cual los invitamos a visitar www.cetuchile.cl donde podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), a través del archivo adjunto denominado Tributación en la FEN (Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile).

Saludos cordiales,

Profesor Javier Jaque López
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET UChile

Tributación
en la FEN
descargar


De conformidad a la letra a) del N°20 y letra c) del N°28 del artículo 1° de la Ley N°20.630, de 2012, se modificaron los artículos 55 y 62 de la Ley sobre Impuesto a la Renta. Dicha modificación consistió en eliminar la rebaja del gasto rechazado por concepto de impuesto de primera categoría de las bases imponibles de los impuestos Global Complementario o Adicional. Esta modificación guarda armonía con el nuevo artículo 21, norma que considera al impuesto de primera categoría como no afecto a sus disposiciones, por lo tanto, no formarán parte de la base imponible de los impuestos señalados y, consecuencialmente, resulta improcedente su posterior deducción.

Estos cambios conllevarán incluso una modificación al formulario 22 del año tributario 2014, donde se deberá eliminar la deducción de este concepto que se materializa a través de la línea 11, en el código [165].

Conforme a las modificaciones revisadas en el presente reporte podemos arribar en algunas conclusiones vinculadas con las declaraciones juradas1  y certificados exigidos por el Servicio de Impuestos Internos, en los cuales se deben declarar e informar, principalmente, la identificación de los propietarios a quienes se les atribuyen los gastos rechazados y su monto, para la correspondiente tributación.

Dentro de los cambios encontramos que se incorporarán como informantes a las sociedades anónimas, quienes con anterioridad a la modificación no estaban obligadas. Sin embargo, con motivo a las nuevas disposiciones legales, deberán informar los gastos rechazados que son atribuibles a sus accionistas para que estos últimos incorporen en la base imponible de sus impuestos personales dichas cantidades.

Por otra parte, los certificados y declaraciones juradas deberán cambiar su formato, eliminando las columnas correspondientes al impuesto de primera categoría y contribuciones de bienes raíces, debido a que de conformidad al nuevo artículo 21 de la LIR, tales desembolsos se encuentran liberados de la tributación que exige la norma y en consecuencia no deben ser informados a los propietarios.

Del mismo modo, se deberán eliminar las columnas relacionadas con los créditos e incremento por impuesto de primera categoría, ya que como se indicó anteriormente, los gastos rechazados no tendrán asociados tales conceptos.

Finalmente, recordemos que las retenciones de Impuesto Adicional que afectan a los gastos rechazados, las cuales después de reforma ascienden a una tasa del 35%, deberán ser informadas al ente fiscalizador, a través de la declaración jurada 1850, tal como se realizaba con anterioridad.

 


1 F-1893, F-1813, certificado modelo N°5.

 

En estos casos, cuando los gastos rechazados son atribuibles a los propietarios de las empresas, tales como el empresario individual, el socio de la sociedad de personas o el accionista de la sociedad anónima, se emplearán las disposiciones del literal “i.” del nuevo inciso tercero del actual artículo 21 de la LIR, norma que establece que en el caso de los contribuyentes del impuesto Global Complementario o Adicional, se aplicarán dichos tributos, cuyo importe se incrementará en un monto equivalente al 10% de las respectivas cantidades. En este caso encontramos por ejemplo, el sueldo del cónyuge del socio, o de los hijos no emancipados legalmente de estos, gastos del automóvil del socio, excesos de sueldo empresarial, etc.

El nuevo artículo 21 de la LIR, también se pone en la circunstancia que un gasto rechazado beneficie a más de un socio o accionista y no sea posible determinar el monto del beneficio que corresponde a cada uno de ellos. En tal caso, la tributación con el impuesto Global Complementario o Adicional, con el correspondiente recargo del 10%, se aplicará en proporción al número de acciones que posean o a su participación en las utilidades de la empresa o sociedad respectiva.

Como sabemos, los gastos rechazados pueden verse gravados con el Impuesto Adicional cuando son atribuibles a un contribuyente sin domicilio ni residencia en Chile1 . Estas partidas, frente a este tributo, son clasificadas como rentas del artículo 60 inciso primero, y en consecuencia se gravaban con una tasa de impuesto de 35%.

Con anterioridad a la promulgación legal, estas partidas sólo afectaban a los empresarios individuales y socios de sociedades de personas, por lo tanto, en virtud del artículo 65 N°4 de la LIR, se encuentran obligados a presenta una declaración anual de impuestos, oportunidad donde declaran estas cantidades en la base imponible del Impuesto Adicional.

Las normas de retención se encuentran establecidas en el N°4 del artículo 74 de la LIR, disposición que, antes de la vigencia de la Ley N°20.630 de 2012, establecía una retención provisoria con tasa del 20%, que se aplicaba en forma directa sobre el desembolso. De este modo, cuando el contribuyente declaraba los gastos rechazados, imputaba en contra del Impuesto Adicional, de tasa 35%, el crédito por impuesto de primera categoría que pudiera corresponder al gasto, como asimismo la retención del 20% antes mencionada.

A partir de la vigencia de la modificación legal se incorporan a la obligación referida los accionistas, residentes o no residentes en Chile, y los contribuyentes del artículo 58 N°1 como contribuyentes que deben tributar por los gastos rechazados que les sean atribuibles. Por lo tanto, de acuerdo a las normas involucradas, los accionistas contribuyentes del Impuestos Adicional estarán obligados a presentar una declaración anual de impuestos para efectos de gravar los gastos rechazados, incluyendo por supuesto, el 10% de recargo a que se refiere el nuevo artículo 21 de la LIR.

Otra innovación la encontramos en las normas de retención, donde anteriormente era equivalente a una tasa provisoria del 20%, la que, luego de la modificación legal, debe efectuarse con una tasa del 35% en virtud del inciso 12° del N°4 del artículo 74 de la LIR. Sin embargo, esta retención no alcanza a cubrir o cumplir con la obligación tributaria que afecta a los gastos rechazados, debido a que la tasa de Impuesto Adicional que en definitiva los gravará será de un 45% (35% + 10% 2). En consecuencia, los contribuyentes del impuesto adicional, siempre terminarán pagando una diferencia de impuesto.

 


1 En adelante solo los llamaremos no residentes.
2 Corresponde al recargo que establece el artículo 21 de la LIR.