estrategia

José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario Estrategia

 Según el economista de la Universidad de Chile, si bien el alza a 25% en el impuesto de primera categoría perjudicaría a algunas empresas, “esto podría corregirse, en parte, con el aumento propuesto en el límite para acogerse al régimen simplificado de tributación”.

-¿Qué alcances detecta respecto a la propuesta de terminar con el FUT?
-El FUT fue creado como un incentivo en un momento donde el ahorro y la inversión eran bajos e insuficientes. Sin embargo, el país se encuentra en otro nivel de crecimiento y empieza en algunas personas la preocupación por la equidad del sistema tributario en sus dos dimensiones: aquella vertical, que implica que los que ganan más paguen proporcionalmente más que los que ganan menos, y la horizontal, que significa que los que ganan lo mismo paguen la misma proporción de impuesto.  Desde 1984, nuestro país privilegia los incentivos al ahorro y la inversión para alcanzar empleo y mayor producción de bienes y servicios. Ahora, esta propuesta plantea darle más prioridad a la equidad,  dando compensaciones parciales a los afectados por la vía de reducir la tasa marginal máxima del impuesto global complementario desde 40% a 35%, ampliando el rango de empresas que pueden someterse al sistema de simplificación tributaria y permitiendo depreciación instantánea. 
 
-Entonces, ¿suscribe la premisa de que el fin del FUT afecta la inversión?
-Por supuesto que afecta la inversión, pero el análisis debe considerar el efecto de las compensaciones parciales.  
 
-¿Alcanza a compensar esta medida lo propuesto sobre depreciación instantánea?
-Se trata de un incentivo directo a la inversión real desde el momento que permite descontar toda la inversión en el mismo periodo en que ocurre. Obviamente, esto no considera la inversión en capital humano, no obstante, los recursos de la reforma son precisamente para financiar una gran reforma en educación, ojalá orientada hacia los niveles iniciales. Dicho esto, la depreciación instantánea no compensa el efecto de ponerle término al mecanismo tras el FUT. 
 
-¿Le parece pertinente elevar a 25% el impuesto a las empresas?
-Es consistente con la idea de que los empresarios tributen su global complementario sobre el total de utilidades (retenidas + retiradas). Existirán empresarios que terminen siendo perjudicados, pero al parecer esto podría corregirse, en parte, con el aumento propuesto en el límite para acogerse al régimen simplificado de tributación, el que se aumenta casi en 3 veces. 
 
-¿No le parece que devolver a 0,8% el impuesto de timbres y estampillas supone un retroceso, en particular, para pequeñas y medianas empresas?
-Si las operaciones de crédito de las instituciones financieras estuvieran incorporadas al régimen del IVA, este impuesto no tendría justificación, pero como lo anterior no ocurre, pienso que debe existir en sustitución del IVA.

 


Volver