José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario Estrategia.

En cuanto a educación, el académico de la Universidad de Chile dijo que "debemos resolver problemas tan importantes como que las personas entiendan lo que leen".

El presupuesto planteado, ¿es austero o prudente?
Desde la perspectiva de la autoridad actual es prudente, pues el crecimiento real del gasto está por debajo del PIB, entre 4 y 4,5%. Sin embargo, desde la óptica de la oposición, que tiene metas de mayor gasto público, este es un presupuesto austero. En este momento hay casi total consenso en que las condiciones económicas del 2014 en nuestro país serán menos positivas que las de 2013, por lo tanto, es aconsejable actuar con prudencia. Si hay que aumentar el gasto permanente deberá financiarse con mayores ingresos permanentes.

¿Podría un triunfo de Michelle Bachelet obligar a una reasignación posterior de recursos?
Puede ser pensada, pero en el contexto de un presupuesto estrecho no es tan fácil de producir. Por todo lo dicho, creo que habrá una reforma tributaria para generar una importante cantidad adicional de recursos. Se ha hablado de 3% del PIB.

¿Qué le parece en particular, lo asignado para educación?
Canalizar más recursos a la educación es correcto, especialmente los dirigidos a los primeros niveles. Que los recursos destinados a educación sean los más relevantes está en concordancia con las demandas sociales, y obviamente, ésta es parte de un mecanismo que ayudará a la larga a disminuir las desigualdades y promover la movilidad social. La pregunta es si estos recursos son suficientes para producir las mejorías de calidad y cobertura que requiere un país como Chile. Debemos resolver problemas tan importantes como que las personas entiendan lo que leen.

¿Qué necesidades quedan fuera de este presupuesto?
En la salud los problemas de falta de atención de especialistas, de camas para la internación de enfermos, calidad de infraestructura, insumos, etc., son tan fuertes, que esta no es una necesidad plenamente satisfecha por el presupuesto en discusión. Los cambios en las características socio-demográficas de la población chilena son muy significativos, el envejecimiento es un problema grave porque implica nuevas enfermedades de gran complejidad. El tema es calidad y cobertura oportuna para todos los ciudadanos.


Volver