Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario Financiero

El experto está a favor de una reforma tributaria para atacar la desigualdad del sistema tributario.

 Por Cristián Bastías Flores

El primero de octubre, la Universidad de Chile nombró como nuevo director de su Centro de Estudios Tributarios (CET) al abogado y académico de la misma casa de estudios, Gonzalo Polanco. A casi tres semanas desde su nombramiento y en su primera entrevista, el experto analizó en DF el actual sistema impositivo y las propuestas de reforma tributaria que han surgido de las candidaturas de quienes esperan llegar a La Moneda en 2014.

¿Cuáles son los principales problemas del sistema tributario chileno actual?
Diría que el principal problema del sistema tributario chileno es la equidad. Es sabido que una persona que trabaja como empleado y que no tiene otras rentas puede tributar en forma distinta de otra persona que gana el mismo nivel de renta que es independiente. Eso es debido a que nuestro sistema permite a través del mecanismo del FUT poder disminuir la carga tributaria del profesional independiente o que tiene sociedades. En ese sentido, otra dificultad es la creciente complejidad que tiene el sistema tributario, en particular del Fondo de Utilidades Tributables (FUT) y la existencia de esa complejidad implica principalmente, para los contribuyentes pequeños y medianos costos crecientes de administración del sistema.

¿Podemos decir entonces que está de acuerdo con una reforma tributaria?
Yo sí soy partidario de que se plantee en forma seria una reforma que puede incluir una modificación o eventualmente una eliminación al FUT, pero creo que hay que ahondar más profundamente en los mecanismos específicos que existen. En particular, la propuesta de la Nueva Mayoría propone la eliminación del FUT dentro del plazo de cuatro años, pero hay que ahondar cómo se va a implementar en la práctica esa eliminación. Hay créditos que por el mecanismo del FUT el Estado debe a los contribuyentes y en consecuencia, no es tan fácil eliminar el FUT, ya que se deberían devolver estos créditos. Todo ese tipo de cosas vale la pena que se discutan en forma seria, pausada, sin el calor de una campaña electoral.

¿Hay alguna alternativa para poder hacer frente a esta eliminación del FUT sin afectar la inversión de las empresas?
Se ha planteado pasar del mecanismo del FUT a un mecanismo de depreciación acelerada. Me parece que es una idea bien interesante, que hay que estudiarla. Lo que cuestiono ahí es cómo los empresarios, especialmente los pequeños, van a obtener los recursos necesarios para lograr ese activo fijo, porque el mecanismo implica que si se compra una máquina en vez de reconocer ese gasto de forma paulatina durante todos los años de vida útil, se puede reconocer como gasto inmediatamente y, por lo tanto, como aumenta el gasto se reduce la renta líquida imponible, o que conlleva a una menor tributación. Pero cómo el empresario chico va a obtener esos recursos para esa máquina es algo que yo no veo tan claro. Creo que es interesante, pero debe ser estudiada paralelamente con otros mecanismos que incentiven la inversión.

¿Entonces, la propuesta de la Nueva Mayoría afectará la inversión de las empresas?
Es evidente que las empresas lo que quieren es una cierta estabilidad para desarrollar sus negocios, pero esa estabilidad no sólo se refiere al sistema tributario, sino que también a una estabilidad global de la sociedad. Dificulto que haya empresas que estén tranquilas si existe un clima de agitación en torno a demandas que no están satisfechas. A mí me hace sentido que exista un aporte mayor de algunas empresas para lograr ciertos objetivos, obviamente eso tiene que ir acompañado de un mecanismo que asegure que esos mayores recursos van a ser bien implementados. Creo que se puede hacer una reforma tributaria sin afectar grandemente la inversión y las expectativas de los empresarios. Particularmente, la propuesta de Bachelet es interesante y no me parece que sea irresponsable ni nada por el estilo. Obviamente, podemos discutir el detalle técnico para ver de qué forma se hace. Además, no conozco empresarios que pretendan que los impuestos no tengan variación.

¿Son suficientes cuatro años para hacer reformas tan importantes como estas?
Ya sea que se quiera eliminar el FUT o se quiera implementar una reforma grande al FUT, los plazos son muy acotados y esto tiene relación porque el periodo presidencial es breve y la discusión no va a ser fácil. Pese a todo, se puede partir con algunas correcciones al sistema, en torno, a algunas exenciones que no tienen mucho sentido y promover sistemas simplificados para los contribuyentes pequeños.

El comando de Bachelet señala que la reforma no afectaría la economía, ya que fortalecería el capital humano, ¿es esto factible?
Me parece razonable porque efectivamente una de las principales debilidades que tiene la economía de nuestro país es la baja productividad que tiene el trabajo y eso está ligado evidentemente a problemas con la calidad de la educación, entre otras cosas. Entonces, en la medida que efectivamente esos recursos adicionales tengan un impacto potente en la calidad de la educación podría ayudar el crecimiento más que entorpecerlo. Ahora viene otro tema, si efectivamente esos recursos van a ser bien gastados y van a tener el impacto esperado. Por lo tanto, hay que controlar fuertemente como se están gastando los recursos y eso es algo que todo el país debe discutir.

Reforma Tributaria: ¿la carreta delante de los bueyes?
Agunos economistas han afirmado que se ha puesto la carreta delante de los bueyes con las propuestas de reforma tributaria, ¿Ud. concuerda con eso?
No estoy de acuerdo completamente con esa afirmación de la carreta delante de los bueyes, porque creo que existen algunas demandas, respecto de las cuales existe algún grado de consenso en la sociedad y en ellas ya hay una discusión más o menos madura para saber que van a venir gastos adicionales en el corto y mediano plazo.

Es evidente que la administración financiera tiene ingresos y egresos, lo que se tiene que ver desde el punto de vista global. Si yo tengo ciertos egresos voy a tener que tener un nivel de ingresos correspondiente, pero si veo que voy a tener mayores egresos o gastos entonces tengo que pensar de qué forma voy a incrementar los ingresos, en este caso con una reforma tributaria. Pero reitero, si estas discusiones se hacen de forma pausada y seria no se va a realizar una reforma a los impuestos de un día para otro, ya que requieren de un alto grado de consenso político y técnico.

En consecuencia, vamos a tener el tiempo necesario para poder ir ajustándonos para ver de qué forma podemos lograr esos objetivos de recaudación.

Caso Johnson's y el deber general de abstención
Como ex funcionario del Servicio de Impuestos Internos (SII), ¿qué le pareció lo que ocurrió en el marco de la condonación de intereses a la multitienda Johnson's?
Creo que hay que distinguir. El Código Tributario otorga facultades al SII para otorgar condonaciones. También es importante que estas condonaciones no son de impuestos, quien condona los impuestos es solamente el legislador. La condonación solamente es de las multas y los intereses que están asociados. Dicho eso, hay que señalar que las condonaciones en general, se producen permanentemente y hay una política del Servicio de Impuestos Internos que está establecida para las condonaciones, de modo tal que no es nada novedoso que se haya hecho las condonaciones.

Aparentemente, no se habría ejercido el deber de abstención de los funcionarios públicos en casos de que hubiese cualquier causa que le resta imparcialidad; lo pongo en condicional porque solo me he informado del caso a través de la prensa. Yo en realidad en cuanto a que haya una condonación no tengo ningún problema, tampoco tengo respecto de los montos -que fue bastante importante-, lo que sí me parece que hay que fijarse es si se ejerció debidamente o si debió haberse ejercido el deber general de abstención que tienen todos los funcionarios públicos respecto de causas en las que pudiera haber alguna circunstancia que le pudiera restar imparcialidad. Yo fui funcionario del Servicio de Impuestos Internos y me consta que muchas de las personas que han estado son de una excelente calidad profesional.


Volver