Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, El Dínamo Negocios

El artículo 24 transitorio que incentiva la repatriación de capitales dando la posibilidad de traerlos al país al declarar solo el 8% de ellos fue cuestionado durante su trámite en el Senado y en la Cámara de Diputados.

La aprobación de la reforma tributaria significó un triunfo político para el Ejecutivo. Las 10 horas de debate en la Cámara de Diputados fueron sin sorpresas, aunque unos de los puntos conflictivos sigue dando que hablar. Se trata del polémico artículo 24 transitorio que incentiva la repatriación de capitales dando la posibilidad de traerlos al país al declarar solo el 8% de ellos.

La iniciativa  fue aprobado con 69 votos a favor y 34 en contra. Evópoli y Amplitud votaron en contra y ha sido duramente criticada por diputados, como el DC Sergio Espejo, quien acusó un “perdonazo”  que duraría todo el 2015 y que premia injustamente a quienes han eludido impuestos.

El controvertido artículo fue ingresado por el gobierno durante el trámite en el Senado y ha sido defendido por el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, quien fue categórico al señalar que “no es blanqueo de capitales, ni tampoco un perdonazo” y que sigue los más estrictos estándares de la OCDE”.

¿Quién fue el cocinero esta vez? La aprobación del  artículo 24 fue un triunfo del senador socialista Juan Pablo Letelier, que desde hace al menos cinco años que promueve la idea. Incluso logró imponerse sobre sus pares, como Carlos Montes, quien durante la tramitación de la reforma en el Senado manifestó a Arenas la inconveniencia de la medida que, a su juicio, podría afectar la imagen de Chile al abrir la puerta a capitales provenientes de paraísos fiscales.

En la otra vereda Letelier defiende el punto, asegurando que está en línea con la OCDE y que podría atraer hasta 50 mil millones de dólares entre empresas y chilenos fuera del país.

“El esfuerzo de esta norma es que también le sirva al Estado chileno incorporando estos capitales como parte de la base tributaria nacional. ¿Cuánto va a ser? Va a depender de si el 8% va a ser suficiente para generar este incentivo”, dice Letelier a El Dínamo.

La génesis

Según el senador socialista por la Sexta Región comenzó a promover la idea de incentivar la repatriación de capitales tras el terremoto como una forma de atraer recursos para la reconstrucción. Una fórmula que -asegura- fue usada parcialmente en el gobierno de Eduardo Frei Montalva, para enfrentar las consecuencias del terremoto del ’60.

“Después comencé a estudiar qué es lo que estaba ocurriendo en el mundo de hoy con respecto a este tema, descubrí que la OCDE tenía un lineamiento en esta materia después de la crisis financiera subprime. A partir ahí me  fui generando la convicción de que este es un instrumento que Chile debería usar porque son fórmulas para aumentar la base tributaria en el país”, comenta Letelier.

Uno de los puntos nebulosos de la reforma es la real posibilidad que tiene el Servicio de Impuestos Internos de fiscalizar la procedencia de los fondos. Sobre el punto, Letelier sostiene que está establecido cuáles son las restricciones. E insiste en que la iniciativa sigue los lineamientos de la OCDE y que tiene que ser un contribuyente o empresa existente, ahí definen algún tipo de instrumento para ver cuáles pueden ser objetos del registro y cuáles no.

Letelier responde a las críticas señalando que hoy esas platas solo le sirven al empresario chileno y que -a través de este mecanismo de registro y de regularización- se permite que le sirva también al Estado chileno.

“Los que rasgan vestiduras dejaron de lado de que aquí había un crimen organizado, porque trataron de insinuar eso al principio, y es una falta de seriedad. Los lineamientos de la OCDE son súper rigurosos en esta materia. Tenemos la unidad de análisis financiero que permiten prevenir procesos de lavado de dinero”, insiste el parlamentario.

En entrevista a CNN Chile, el diputado Sergio Espejo insistió en que el polémico artículo debió ser eliminado pues es solo un beneficio para quienes han eludido pagar impuestos en Chile. “Se dice que es bueno que esta plata venga a Chile, pero no hay ninguna obligación. Se dice que es bueno porque habrá más información para fiscalizar, pero el año pasado Chile suscribió ya un acuerdo en esta materia. A mi me parece que si el objetivo es tener recaudación y justicia , no veo la lógica de premiar a quienes no han cumplido la ley”, aseguró.

Gonzalo Polanco, economista del centro de estudios tributarios de la Universidad de Chile, dice concuerda con la necesidad de una política que atraiga capitales, y sentencia que estos no necesariamente  vienen de la evasión. “La reforma establece medidas para que se establezcan límites a la evasión en paraísos fiscales. Hoy la acción del SII es casi nula, por eso el ministerio de Hacienda tomó una decisión pragmática”, dice.

Polanco concuerda en que es difícil  establecer el origen de los fondos que podrían ingresar. “Hay del más diverso tipo. Hay algunos muy antiguos, otros por razones tributarias salieron. Hay una variedad enorme. Hoy el servicio podrá hacer una evaluación más exhaustiva”, sostiene el académico.


Volver