Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario Estrategia.

Ayer entró en vigencia el impuesto verde que tendrán que pagar los que decidan comprar un automóvil nuevo. El objetivo de esta medida es desincentivar el uso de los vehículos, de modo de hacer frente a la contaminación y recaudar fondos en línea con la meta propuesta en la Reforma Tributaria de alcanzar US$8.300 una vez entre en régimen.

El pago se realizará una sola vez, según establece el artículo N°3 de la Ley 20.780, y dependerá del consumo de combustibles, las emisiones de óxidos de nitrógeno y el precio de cada vehículo. Se estima que los desembolsos irán desde los $30.000 hasta los $5.800.000.

A pesar de que la medida busca desincentivar el uso de los vehículos y así incentivar el uso de medios masivos de transporte,  Gonzalo Polanco, director ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile, indicó que “uno de los efectos que podría provocar esta norma es que aumentará el número de transacciones de vehículos usados, lo que es en alguna medida contradictorio con lo que se está buscando”.  De esta forma, agregó que hubiese sido correcto implementar un impuesto a la venta de vehículos usados para equiparar ambos mercados.

Según establece la ley, están exentos de este gravamen vehículos motorizados destinados al transporte de pasajeros con capacidad de más de nueve asientos -incluido el conductor-, camionetas, camiones y furgones para dos mil o más kilos y furgones cerrados de menos capacidad. También, camionetas nuevas de hasta dos mil kilos de capacidad de carga útil, siempre que pasen a formar parte del activo inmovilizado del contribuyente.

Polanco explicó que las medidas para frenar la contaminación van más por el lado de promover el transporte público, ampliar la red de Metro o desincentivar el uso del vehículo. Dentro de ese contexto, la imposición de tributos a los vehículos contaminantes es sólo uno de los esquemas y no es necesariamente el más eficiente.  

Por último, se espera que en el 2015 el impuesto verde logre recaudar alrededor de $46.687 millones, unos US$77 millones.


Volver