Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile,La Segunda

Tres expertos tributarios coinciden en que los trabajadores asalariados no experimentarán cambios significativos en el proceso actual, sino que este año serán las empresas las que deberán presentar su información considerando el alza del impuesto de primera categoría de 20% a 21% y si deben efectuar aportes adicionales a los Pagos Previsionales Mensuales (PPM) no cubiertos por ese motivo.

Ya está en marcha la Operación Renta 2015 en la que debieran participar más de 3 millones de contribuyentes, de los cuales aproximadamente 2,2 millones cuentan con el derecho a devolución de impuestos. Tienen la obligación de declarar quienes perciben ingresos anuales superiores a 13,5 UTA, equivalentes a $6.998.076. No requieren hacerlo los pensionados y los trabajadores dependientes con contrato que no perciben ingresos adicionales, ya que estos últimos pagan sus impuestos a través de sus empleadores.

También están exentos quienes realizan pequeñas actividades, como suplementeros o pequeños mineros.

Pero a diferencia de procesos anteriores, éste es el primero en que los grandes contribuyentes deberán estar atentos a los cambios exigidos en sus declaraciones como consecuencia de la Reforma Tributaria promulgada en septiembre del año pasado. Las personas naturales, en cambio, no se verán afectadas esta vez por grandes modificaciones a sus declaraciones de impuestos.

"Respecto de los trabajadores dependientes e independientes, yo diría que el cambio más sustancial se ha comunicado ya por el servicio de Tesorería, que se refiere a la forma de devolución de los impuestos, ya que no se remitirán los cheques sino que se depositarán en cuenta corriente, de ahorro o se dejará a disposición del contribuyente en un documento esa suma", asegura Gonzalo Polanco, director ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile.

En este punto coincide Soledad Recabarren, socia de Recabarren & Asociados, al puntualizar que este año los trabajadores dependientes no se verán mayormente afectados en la Operación Renta, lo que se justifica porque tanto los tramos de impuesto como las rebajas se mantienen en términos muy similares a la de los años anteriores. "Incluso, las normas de inversión del artículo 57 bis, que incentiva el ahorro y desaparece en 2017, tienen vigencia durante todo el año comercial 2014", destaca.

Advierte eso sí que se debe tener presente que el nuevo incentivo al ahorro establecido en el artículo 54 bis de la Ley sobre Impuesto a la Renta —vigente desde octubre pasado y que dice relación al régimen de postergación del Impuesto Global

1 de Enero del 2015 entró en vigencia el aumento de tasa a empresas desde el 20% al 21%.

Complementario cuando se invierte en cierta clase de productos— obliga a que un trabajador que adscribió a él, pero que también lo haya hecho al antiguo mecanismo de incentivo al ahorro 57 bis, deberá realizar la reliquidación de su Impuesto de Segunda Categoría aplicando las nuevas y antiguas rebajas correctamente.

CAMBIOS CONCENTRADOS EN EMPRESAS

Aunque el grueso de los cambios establecidos en la Reforma Tributaria aún no entra en régimen, en esta Operación Renta debutan algunas modificaciones relacionadas con la tributación de las empresas.

La más relevante, señala Polanco, es un primer aumento del Impuesto de Primera Categoría del 20% al 21%, el cual llegará al 27% en 2018 bajo el nuevo sistema semi integrado o a 25% si se optó por el integrado.

Ajuicio de Recabarren, durante el proceso en marcha las empresas no debieran verse particularmente impactadas, salvo en muy baja medida. Ello, dice porque los temas que las afectarán son precisamente el incremento de la tasa en primera categoría, los nuevos gastos deducibles y la necesidad de obtener una mayor información.

La experta explica que, en primer término, las empresas deberán deducir el gasto por intereses en la compra de acciones y derechos devengados a contar del 1 de octubre de 2014. Respecto de los gastos devengados con anterioridad a esa fecha, se deberá determinar si son gastos vinculados a impuesto único o son gastos deducibles de la Renta Líquida Imponible.

Luego, las empresas con ingresos inferiores a 50.000 UF deberán determinar si las compras de activo fijo efectuadas con posterioridad al 1 de octubre las acogerán al régimen general de depreciación o al nuevo sistema de depreciación instantánea.

Recabarren también plantea que el aumento de tasa del 20% al 21% del Impuesto de Primera Categoría para todas las empresas, pudiera en principio implicar que los PPM (Pagos Previsionales Mensuales) realizados durante este año 2014 no cubran el total del impuesto determinado, ya que la tasa de PPM sólo fue ajustada el último trimestre y el impuesto se determina por la renta de todo el año. Al respecto, recuerda que los PPM siempre han sido un anticipo que puede o no cubrir el impuesto definitivo, dependiendo de los resultados de cada empresa.

En este punto, Carolina Fuensalida, abogada y socia de la oficina de abogados Fuensalida & Del Valle, plantea que las empresas deberán analizar si tendrán que adicionar recursos para cubrir una supuesta brecha en los PPM producto del alza de la tasa impositiva.

"Primero habrá que ver los resultados de las compañías y analizar caso a caso". detalla.si se optó por el integrado.

Ajuicio de Recabarren, durante el proceso en marcha las empresas no debieran verse particularmente impactadas, salvo en muy baja medida. Ello, dice porque los temas que las afectarán son precisamente el incremento de la tasa en primera categoría, los nuevos gastos deducibles y la necesidad de obtener una mayor información.

La experta explica que. en primer término, las empresas deberán deducir el gasto por intereses en la compra de acciones y derechos devengados a contar del 1 de octubre de 2014. Respecto de los gastos devengados con anterioridad a esa fecha. se deberá determinar si son gastos vinculados a impuesto único o son gastos deducibles de la Renta Líquida Imponible.

Luego, las empresas con ingresos inferiores a 50.000 UF deberán determinar si las compras de activo fijo efectuadas con posterioridad al 1 de octubre las acogerán al régimen general de depreciación o al nuevo sistema de depreciación instantánea.

Recabarren también plantea que el aumento de tasa del 20% al 21% del Impuesto de Primera Categoría para todas las empresas, pudiera en principio implicar que los PPM (Pagos Previsionales Mensuales) realizados durante este año 2014 no cubran el total del impuesto determinado, ya que la tasa de PPM sólo fue ajustada el último trimestre y el impuesto se determina por la renta de todo el año. Al respecto, recuerda que los PPM siempre han sido un anticipo que puede o no cubrir el impuesto definitivo, dependiendo de los resultados de cada empresa.

En este punto, Carolina Fuensalida, abogada y socia de la oficina de abogados Fuensalida & Del Valle, plantea que las empresas deberán analizar si tendrán que adicionar recursos para cubrir una supuesta brecha en los PPM producto del alza de la tasa impositiva.
"Primero habrá que ver los resultados de las compañías y analizar caso a caso", detalla.     

SIN MARGEN DE ERROR

Si bien los cambios de la Reforma Tributaria son recientes, la abogada Carolina Fuensalida considera que "estamos relativamente en marcha blanca", ya que se está empezando a implementar la Reforma Tributaria, pero dándose escaso margen de error a los contribuyentes. "De ahí el deber de los contribuyentes de estar debidamente informados y ojalá que las autoridades difundan en mayor medida los grandes cambios", comenta.

Sobre esa base, para el actual proceso de declaración de impuestos aconseja a los contribuyentes acompañar toda la información que el SII va a exigir. Recuerda que éste es un proceso que culmina en abril, pero que se viene preparando con antelación a través de documentación que se acompaña, como las declaraciones juradas, donde se incluyen todos los datos cruzados que deben emitir diversas entidades.

De esa manera, el SII recibe de las entidades informantes la documentación necesaria para hacer los cruces que le permitirán un mayor grado de certeza sobre la carga tributaria de los contribuyentes, pudiendo ayudar a los mismos contribuyentes en la propuesta de declaración de renta.

"Creo que hoy se toma mucho más el peso a la necesidad de proveer al SII la información de referencia, puesto que si bien las sanciones por la omisión no son de gran magnitud, ya se sabe que puede tener consecuencias colaterales y que lleven a una declaración de rentas errónea o incluso maliciosamente falsa", destaca la experta tributaria.

En esta misma línea, Gonzalo Polanco, director ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios de la U. de Chile, es tajante al señalar que es responsabilidad del contribuyente declarar todas sus rentas y entregar toda la información. "Si no lo efectúa, probablemente será observado y a partir del mes de junio deberá rectificar su declaración ya sea a través de internet o concurrir a las oficinas del SII", puntualiza.

 


Volver