José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, El Mercurio

Economistas indican que reformas han generado incertidumbre:
Los pilares de la economía chilena siguen firmes, pero bajo cuestionamiento

Política fiscal y monetaria responsable, apertura comercial, fomento de la actividad privada, derechos de propiedad y rol subsidiario del Estado son algunos de los ejes de desarrollo del país.  

David Lefin L.

El crecimiento en Chile continúa desacelerándose y las expectativas hacia delante siguen cayendo. Sin embargo, los pilares que sostienen a nuestra economía -como la disciplina fiscal y monetaria y el rol preponderante del sector privado- todavía continúan firmes.

El riesgo, advierten economistas, es que algunos de estos cimientos han sido cuestionados en el último tiempo, y comenzaron a mostrar fisuras que hay que reparar.

Banco Central autónomo

"La necesidad de contar con un Banco Central autónomo tiene su fundamento en la estabilidad derivada de las políticas monetaria y cambiaria más independientes del ciclo político", afirma el ente emisor en su sitio web. Este es otro pilar de estabilidad macro en el país.

La Ley Orgánica Constitucional de 1989 -que otorgó autonomía al Banco Central- establece como sus objetivos el velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos. Estos objetivos se han reflejado en la búsqueda de una inflación baja y estable, la estabilidad del sistema financiero interno y el normal acceso a los mercados de capitales internacionales.

Después de pasar por períodos de hiperinflación, a principios de los 90, el IPC aún superaba el 20% anual, mientras que desde 2000 hasta a la fecha promedia 3,3%, algo por sobre el objetivo del Central, que es de 3%.

La flexibilidad del tipo de cambio es otra herramienta que permite que la economía se ajuste más rápidamente a los shocks. Por ello, a diferencia de muchos países latinoamericanos, las intervenciones del Central en el mercado cambiario son muy poco frecuentes.

Regla fiscal

Hay coincidencia en que la regla fiscal es un activo del país. Esta permite que los gobiernos solo puedan gastar con base en los ingresos que tendrían en el largo plazo, aislando el gasto público de las fluctuaciones del ciclo. “Ha introducido orden en las finanzas públicas, responsabilidad y sostenibilidad en el gasto, particularmente el gasto social”, dice José Yañez, economista y profesor de la Universidad de Chile.

La regla fiscal considera una meta de balance estructural que también limita el gasto. Para este año, Hacienda proyecta un déficit estructural de 1,1% del PIB y la meta del Gobierno es llevarlo a un 0% en 2018. No obstante, el ministro Rodrigo Valdés ya dijo que será “difícil” cumplirlo.

Yañez sostiene que se debe perseverar en el cumplimiento de la meta. No obtante, agrega, la regla requiere perfeccionamientos, como “válvulas de escape”, que permitan salirse de ella cuando se requiera más gasto y establezca cómo se vuelve una vez pasada la urgencia.

Un sistema financiero sólido

La solidez del sistema financiero es también una fortaleza. Esta deriva principalmente de la regulación poscrisis de la deuda de 1982-1983, tanto en Chile como en otras economías de la región, entre ellas Perú y Colombia.

El ex superintendente de Bancos y actual investigador del CEP, Raphael Bergoeing, dice que debido a esto el país estuvo mejor preparado para la crisis financiera de 2008-2009 que Europa y Estados Unidos. "Sin embargo -agrega-, aún falta mucho por avanzar cuando vemos los cambios que se han hecho desde entonces en regulación financiera en los países desarrollados y en algunos vecinos". Supervisión consolidada, avanzar hacia los estándares de Basilea III y mayor autonomía del regulador bancario son materias que se deben impulsar, según el economista.
Apertura comercial

Una economía abierta al mundo, con una estrategia de crecimiento basada en las exportaciones, es otro de los pilares de la estrategia de desarrollo de Chile, sostiene el académico de la Universidad Gabriela Mistral Erik Haindl.

Con un total de 24 acuerdos comerciales vigentes, que abarcan a más de 60 países -entre ellos EE.UU. y China-, Chile se destaca a nivel internacional en materia de apertura. Lo anterior lleva a que si bien el arancel oficial a las importaciones es de 6%, la tasa efectiva promedio es de solo 0,9%. Este mismo arancel efectivo superaba el 8% a fines de la década de los 90.

Propiedad privada y rol subsidiario del Estado

Una política económica de reglas del juego estables, con fomento de la actividad privada y respecto de los derechos de propiedad, es otro eje de la economía. Ello va a acompañado de un Estado que regula y corrige las fallas de mercado e interviene con un rol subsidiario.

"Un país pequeño puede desarrollarse si existe libertad de mercado, apertura comercial y un rol del Estado que corrija las inevitables fallas de mercado. Un sistema con estas características se conoce como una economía social de mercado. Requiere para perdurar y progresar, en el mediano y largo plazo, un régimen de libertad política y un Estado de Derecho, en especial el respeto irrestricto al derecho de propiedad", afirma el académico de la Universidad Católica Rolf Lüders.

Apertura comercial

Una economía abierta al mundo, con una estrategia de crecimiento basada en las exportaciones, es otro de los pilares de la estrategia de desarrollo de Chile, sostiene el académico de la Universidad Gabriela Mistal Erik Haindl.

Con un total de 24 acuerdos comerciales vigentes, que abarcan a más de 60 países – entre ellos EE.UU. y China -, Chile se destaca a nivel internacional en materia de apertura. Lo anterior lleva a que si bien el arancel oficial a las importaciones es de 6%, la tasa efectiva promedio es de solo 0,9%. Este mismo arancel efectivo superaba el 8% a fines de la década de los 90.

Los riesgos y el llamado a enmendar el rumbo

Algunos economistas sostienen que en la discusión político-económica del último año se han puesto en cuestionamiento algunos pilares, tales como la propiedad privada y el rol del Estado.

Haindl advierte que este riesgo podría profundizarse con la discusión de la reforma constitucional. Lüders, en tanto, crítica que en lugar de profundizar una economía moderna de mercado, las reformas del Gobierno buscan modificar la esencia del sistema. "Pretende aumentar significativamente la injerencia del Estado en la economía, reduciendo de paso los grados de libertad para escoger de la población", enfatiza el académico.

Y si bien Yáñez coincide en que muchas declaraciones y propuestas de reformas están generando preocupación sobre los pilares de la economía, a su juicio, estos aún están sólidos. "Me cuesta imaginar que se vaya a tirar por la borda todos los aspectos positivos logrados en años anteriores", señala.

El llamado de los expertos, por tanto, es a enmendar el rumbo y perseverar en los fundamentos que han permitido al país avanzar hacia el desarrollo y reducir la pobreza. Yáñez lo sintetiza así: "Es cierto que hay cosas que no nos dejan contentos, como es el caso de la desigualdad, pero la mejoría no se puede alcanzar de un golpe, hay que aceptar una cierta gradualidad en las acciones para lograr esa meta".


Volver