Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, El Pulso

El SII debió revertir una decisión que impedía que estas personas presentaran su formulario anual de impuesto a la renta. Con todo, abogados indican que la DJ1913 se excede en sus requerimientos.

La preocupación se ha extendido entre los expertos tributarios que asesoran a grandes contribuyentes debido a la obligación de presentar una nueva declaración jurada (DJ), la número 1913 de “Caracterización Tributaria Global”, la cual ha significado bucear por más información de la empresa y alguno que otro impasse con el Servicio de Impuestos Internos (SII).

Esta declaración, que es nueva y sólo apunta a los grandes contribuyentes, solicita un sinnúmero de antecedentes cualitativos del año comercial 2015, divididos en siete secciones, entre los que destacan datos sobre la reorganización empresarial (goodwill o badwill); instrumentos financieros o contratos de derivados; datos referidos al resultado antes de impuesto (principal fuente de financiamiento, financiamiento de relacionados, asesores); entre otros.

Una de las preguntas que más perturbó a los abogados es que en la parte de reorganización se consulta si ha participado con algún asesor, persona natural o jurídica, nacional o extranjero. “También llama la atención la información que debe proveerse en la sección relativa a derivados, que corresponden a operaciones que ya debían informarse a  través de la Declaración Jurada Nº 1820 en un marco incluso más amplio”, indica la especialista Carolina Fuensalida, quien negoció en la parte técnica la Reforma Tributaria.

Esta declaración debía ser presentada antes del Formulario 22 (F22), el típico en el cual las personas realizan la declaración anual de Impuestos a la Renta. El retraso de la DJ1913 sería multado entre 1 UTM o 1 UTA, es decir iría entre $45.497 y $545.964 según valores a abril de este año.  

El punto que más alertó fue el hecho de que el SII redireccionara inmediatamente hacia esta nueva declaración cuando los grandes contribuyentes intentaban ver su F22 en la web. Esta supuesta “obligatoriedad” provocó conversaciones entre los abogados y el SII, que llevaron al SII a dar marcha atrás: “atendida la ilegalidad de una exigencia (como esa) el SII habría desistido de impedir la presentación de la declaración del F22 en aquellos casos en que un contribuyente no haya presentado anteriormente la DJ1913”, detalla Soledad Recabarren, abogada que asesoró a la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) en la reforma.


Volver