José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario El Pulso

A inicios de julio, el Ministerio de Hacienda solicitó al grupo de economistas dar su opinión acerca de la normativa de la cuenta soberana, que en 2017 permitirá hacer el primer rescate de fondos. El informe se entregaría la próxima semana.

La próxima semana el Consejo Fiscal asesor debiera entregar al Ministerio de Hacienda un informe con su mirada acerca de la regla de uso del Fondo de Reserva de Pensiones (FRP).

El grupo de economistas -integrado por Andrea Repetto, Herman González, Juan Pablo Medina, Gonzalo Sanhueza y José Yáñez-,  trabaja en ello desde inicios de este mes, luego que el titular de la cartera, Rodrigo Valdés, se los encargara en la sesión del 1 de julio.

Según el acta del encuentro, Valdés pidió al Consejo entregar su “opinión sobre la racionalidad de las actuales reglas de uso contempladas por la Ley para el Fondo de Reserva de Pensiones (FRP)” y, además, “realizar una propuesta sobre los criterios que se debiesen tener en cuenta para estudiar la posibilidad de uso del Fondo de Estabilidad Económica y Social (FEES)”.

La revisión se da en momentos en que la Ley de Responsabilidad Fiscal que rige al FRP, permite hacer un giro por primera vez desde su creación en 2006. El retiro podría alcanzar los US$ 579 millones, de acuerdo a estimaciones de la Dirección de Presupuestos.

En el contexto restrictivo actual -con un déficit presupuestario de 3,2% del PIB, e ingresos “casi cero”, según reconoció esta semana el propio Valdés-, el encargo de Hacienda tendría por objetivo tener claridad acerca de los ahorros disponibles a fin de evitar un endeudamiento mayor y quedar expuesto a un eventual deterioro en la clasificación de riesgo de la deuda pública.

En el caso del FRP, cuyo uso esta limitado por ley a complementar las necesidades de recursos del sistema de pensiones, el  rescate de ahorros permitiría a Hacienda relajar su carga presupuestaria 2017, al liberar parte de los recursos que actualmente destina a obligaciones con el Pilar Solidario de Pensiones. En un sólo semestre este ítem demanda casi US$ 800 millones de las arcas fiscales.

Restricciones del FRP. El Fondo de Reserva de Pensiones nació en diciembre de 2006, con un aporte inicial de US$605 millones.  

En una década de existencia jamás ha sufrido un rescate, acumulando US$8.112 millones de acuerdo a datos de Hacienda al cierre del año pasado. Hacia 2032 se estima sus activos lleguen a los US$18 mil millones.  Desde su conformación el fondo registra una rentabilidad acumulada anual neta de 3,14%  en dólares, gracias a su política de inversiones conservadora.

En sus inicios, esta cuenta soberana de ahorros fue creada para responder a las necesidades crecientes del sistema previsional. En dicho momento se auguraban mayores costos futuros para el Estado por el aumento de la población de la tercera edad, debido a las mayores expectativas de vida.

La  Reforma Previsional de 2008 ajustó la normativa que rige a este fondo, incluyendo dentro de sus obligaciones el financiamiento de los nuevos beneficios.

Es así como desde entonces, el Fondo tiene como fin apoyar el financiamiento de las obligaciones fiscales derivadas del pago de las Pensiones Básicas Solidarias (PBS) de vejez y de invalidez, así como los Aportes Pevisionales Solidarios (APS).

Asimismo, financia las obligaciones derivadas de la garantía estatal de pensiones mínimas de vejez, invalidez y sobrevivencia, que gradualmente serán sustituidas por el APS.
Michèlle Labbé y rescate de ahorros: "Cuando el cinturón aprieta todo sirve"

-Al ser consultada sobre la prudencia de realizar rescates, por primera vez en la historia, desde los ahorros en el FRP, la economista jefe de Econsult, Michelle Labbé, no duda: es tiempo de apretar el cinturón y enfrentar la realidad. Y, claro está, todo suma.

El monto que podría retirarse, ¿aporta realmente a “relajar” las cuentas fiscales?  

- Ciertamente, US$579 millones son menos de un 1% del gasto fiscal, y por tanto en el caso de una familia que gasta $500.000 al mes, se está consiguiendo financiamiento por un monto de menos de $5.000.

No es mucho, sin embargo, cuando el cinturón aprieta, todo sirve y los US$579 millones son muy similares a los US$540 millones de ajuste en el gasto fiscal anunciado con bombos y platillos y en un titánico esfuerzo por el ministro Valdés en febrero de este año.

-¿Valdrá la pena hacer el retiro en este momento o seria mejor esperar?

- Creo que más vale la pena ajustar el cinturón y enfrentar la realidad.

Considerando que los activos del FRP nunca han sido tocados,  ¿es prudente el uso de estos recursos  por contingencias fiscales actuales?

-Lo interesante de la pregunta es que asume que el gasto es intocable ,y por lo tanto, es necesario encontrarle algún tipo de financiamiento. Sin embargo, cuando la capacidad de la economía de producir recursos ha estado disminuyendo, tal como uno lo hace en su propio presupuesto familiar, la primera pregunta debería ser otra, cómo ajustarnos a las nuevas circunstancias y, por lo tanto, cómo apretarnos el cinturón.

Lo anterior es equivalente a que Hacienda busque cómo priorizar el gasto y, por lo tanto, empiece por recortar aquellos programas que de acuerdo a su propia evaluación no están cumpliendo con la tarea para la cual fueron creados.

No me cabe duda que es una tarea difícil y políticamente complicada, pero no olvidemos que fue el mismo Gobierno quien se disparó en el pie, promoviendo una reforma tributaria, y reformas laborales y constitucionales que todos dijimos que generarían incertidumbre y con ello, una baja en el crecimiento con las claras consecuencias en los ingresos fiscales que estamos observando hoy en día.

¿Cuáles son los principales riesgos de hacer este rescate, para el cumplimiento de obligaciones previsionales del fondo?

-En el corto plazo, en la medida que se cumplan las condiciones explicitadas en el reglamento del fondo, no habría. Sin embargo, en el mediano y largo plazo surgen riesgos por dos lados. Por uno, si no logramos domar el crecimiento del gasto, lograremos financiar hoy un gasto fiscal que seguirá creciendo y no será financiable.

Y, en el momento que se produzca el incremento importante en las necesidades de financiamiento extra de pensiones generadas por la reforma a la ley de pensiones de 2008, puede ser que no contemos con los recursos suficientes para enfrentarlo.


Volver