José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Estrategia

El FUT entendido como expresión para referirse a un mecanismo que permite posponer el pago de los impuestos finales, continúa existiendo en el sistema de renta semi integrado, pese a que ahora tendrá un costo postergar el pago del impuesto, igual al 35% del impuesto de primera categoría, correspondiente a la utilidad retenida.

El Servicio de Impuestos Internos definía el Fondo de Utilidades Tributables como un libro especial de control que debían llevar los contribuyentes, quienes declaraban rentas efectivas en primera categoría, demostradas a través de contabilidad completa y balance general. En éste se encontraba la historia de las utilidades tributables y no tributables, generadas por la empresa, las percibidas de sociedades en que tenía participación, los retiros de utilidades tributarias efectuados por sus dueños o socios y los créditos asociados a dichas utilidades. El FUT no era más que un registro extracontable.

La razón de la existencia del FUT era llevar un registro de las utilidades devengadas de las empresas y del impuesto de primera categoría a que se afectaron. Por otra parte, se llevaba el registro de las utilidades distribuidas por la empresa, las que luego pasaban por el impuesto global complementario de las personas naturales receptoras de estas utilidades, quienes tenían derecho a descontar la proporción del impuesto de primera categoría pagado por la empresa. Además, se anotaba las utilidades retenidas por la empresa, las cuales no pasaban por el impuesto global complementario de sus dueños hasta que fueran retiradas en el futuro, momento en el cual se ejercía como crédito la parte del impuesto de primera categoría que se había pagado por ellas. Esto era posible debido a que el impuesto de primera categoría y el impuesto global complementario se encontraban perfectamente integrados. Por lo antes señalado, se tendió a asociar la expresión FUT con la idea de un mecanismo para posponer el pago del impuesto final, impuesto global complementario o impuesto adicional.

La reforma tributaria establecida, a través de la ley Nº 20.780 de 2014 y de la ley Nº 20.899 de 2016, de acuerdo con algunas personas, eliminó el FUT, mientras que otras señalan que el FUT no ha sido eliminado. ¿Qué es lo que realmente ha sucedido?

Desde ahora en adelante, el FUT desaparece como expresión del nombre de un registro extracontable (se mantiene en su dimensión histórica). Sin embargo, esto es reemplazado por nuevos registros, en los que se traspasa la información del FUT. En el caso del sistema de renta atribuida, se tienen los siguientes registros: Rentas Atribuidas Propias (RAP), Fondo de Utilidades Financieras (FUF), Rentas exentas e ingresos no renta (REX) y Saldo Acumulado de Créditos (SAC). En el caso del sistema semi integrado, los registros son: Rentas Afectas a Impuestos (RAI), FUF, REX y SAC.

Es interesante hacer notar que el registro RAI, incluye el FUT al 1º de enero de 2017. El registro REX, en ambos sistemas, incluye el Fondo de Utilidades No Tributables (FUNT) existente al 1º de enero de 2017. El registro SAC, en ambos sistemas, incluye los créditos de primera categoría del FUT existentes al 31 de diciembre de 2016 y créditos para impuestos finales, provenientes de rentas de fuente extranjera.

El FUT entendido como expresión para referirse a un mecanismo que permite posponer el pago de los impuestos finales, continúa existiendo en el sistema de renta semi integrado, pese a que ahora tendrá un costo postergar el pago del impuesto, igual al 35% del impuesto de primera categoría, correspondiente a la utilidad retenida, igual existe la posibilidad. Obviamente el incentivo económico para realizar esta operación es más bajo que en el sistema antiguo o antes de la reforma. En el sistema de renta atribuida, desaparece la posibilidad de posponer el pago de los impuestos finales. Por lo tanto, seguiremos escuchando hablar del FUT, en este sentido de la expresión.


Volver