Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile,, La tercera

Desde mediados de 2014, el término “boleta ideológicamente falsa” se hizo recurrente a medida que se revelaban los alcances de grandes investigaciones del Ministerio Público por financiamiento irregular de campañas políticas a través de la emisión de boletas por servicios profesionales o asesorías inexistentes.

En este contexto, si bien expertos tributarios adelantaron en su momento que la emisión de boletas de servicios y asesorías tendería a estancarse, nada de esto ocurrió, según se observa al menos en el registro de boletas electrónicas al cierre de 2016, donde se contabilizaron 17.640.913 de documentos emitidos para el giro de profesionales y asesorías, un crecimiento de 7,2% respecto de 2015, y un alza de 12,2% comparado con 2014.

En este sentido, el director de Tax&Legal de BDO, Cristián Vargas, afirmó que la emisión de boletas falsas “era una práctica bastante común en un sector de contribuyentes” y agrega que “los casos conocidos de boletas y facturas falsas constitutivos de delito efectivamente han generado una sensación de riesgo en quienes buscan cometer ese tipo de actos ilícitos”.

En este sentido, Vargas señaló que una explicación del aumento de boletas se puede deber al “mayor número de trabajadores independientes, por cuenta propia, lo que a su vez se ha originado por despidos de profesionales en las empresas dada la pérdida de dinamismo económico”.

Por su parte, Gonzalo Polanco, director del Centro de Estudios Tributarios de la U. de Chile, indicó que “si bien el Caso Penta fue llamativo por los montos, no fue tanto así por la cantidad de contribuyentes”, con lo que aseguró que este tipo de prácticas no era generalizada entre los contribuyentes. Eso sí, Polanco planteó que la Norma General Antielusión “ha llevado a que los contribuyentes emitan sus propias boletas, no haciéndolo a través de las sociedades”.

En tanto, Javier Jaque, socio de Consultoría Tributaria de EY, afirmó respecto de la práctica de emitir boletas ideológicamente falsas que “la sensación del mercado es que nadie se presta para eso con la facilidad que había antes”, por lo que concordó que una explicación factible para el importante aumento en la emisión de boletas tenga que ver con el alza del trabajo por cuenta propia.

Finalmente, Patricio Gana, socio principal de AK Contadores, planteó que se debería en parte al proceso de optimización de los gastos reales en las empresas, explicando que “muchos trabajos que antes se hacían así no más, de palabra, y que salía del bolsillo del dueño de la empresa, se hacen hoy de manera más regulada y controlada. Se exige mucho más en cuanto a documentos legales, como las boletas de honorarios, cuando corresponde”.


Volver