Javier Jaque, Profesor Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, El Pulso

Por Javier Jaque López. La cuadratura o descuadratura patrimonial observada en la mayoría de las empresas, no necesariamente significa que la empresa ha realizado las cosas en forma incorrecta.

Es bastante conocido que abril es el mes de las declaraciones de impuestos anuales, tanto para empresas como para personas naturales. La declaración de este año para las empresas será especial, este año es el inicio de un nuevo proceso, de una nueva etapa donde con motivo de la entrada en vigencia de la Reforma Tributaria, las empresas deberán revelar los saldos de sus registros tributarios, tanto del FUT, FUNT y otros necesarios para el inicio de este nuevo sistema impositivo: renta atribuida o sistema semi integrado.

Como elemento extraordinario de esta Operación Renta se observa la declaración que el propio contribuyente tendrá que hacer acerca de las inconsistencias que ha tenido desde su inicio a la fecha. La Reforma Tributaria contempló como un hito relevante la entrega de información por parte de la empresa de no sólo los saldos que venían siendo informados dentro de sus declaraciones anuales, sino también de una cuadratura patrimonial donde se compara el total de patrimonio que la empresa declara tener al 31 de diciembre de 2016 (fecha de término del actual sistema tributario) versus los ingresos tributarios y no tributarios que la empresa dice haber obtenido, más el capital inicial aportado.

De esta manera la presente Operación Renta servirá de base de análisis para que la autoridad administrativa evalúe tomar acciones de fiscalización sobre las empresas que presenten diferencias. Desde una perspectiva fiscal se esperaría que las diferencias no fuesen relevantes, si por el contrario estas resultasen materiales, se podrían esperar fiscalizaciones a subestimaciones de la renta líquida imponible, retiros no afectados con los impuestos finales o simplemente aclaraciones de la inconsistencia que la propia empresa declara tener.

Después de haber presentado lo anterior desde una perspectiva ilustrativa, es necesario comentar desde una posición un poco más crítica que la cuadratura o descuadratura patrimonial observada en la mayoría de las empresas, no necesariamente significa que la empresa ha realizado las cosas en forma incorrecta.

La descuadratura pudiera provenir (entre otras) de algunas normas de control que nuestro sistema tributario tuvo durante los últimos 30 años de historia, normas que harán en definitiva que los contribuyentes incluso pudieran tributar dos veces: una vez cuando operó la norma de control y luego cuando la descuadratura pase a formar parte del saldo RAI (Rentas afectas a impuestos en el régimen tributario parcialmente integrado), volviendo a pagar tributos si los propietarios retiran o por ficción legal se considera retirado. Peor aún, preguntarse qué pasaría si la empresa tiene más de 40 o 50 años y la documentación de la constitución no se respalda en los términos requeridos para la determinación de los saldos tributarios de inicio. ¿Cuál será el monto del RAI en este escenario?

*El autor es socio consultoría tributaria EY y director magíster en Tributación Universidad de Chile.


Volver