Javier Jaque, Profesor Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario El Mercurio

Sostiene que, en muchos casos, las pymes hasta el día de hoy no detectan sus imprecisiones en el cumplimiento tributario y se enterarán, a través de multas e intereses, cuando sean revisados por la autoridad administrativa.

Asesoría parecer ser la palabra clave a la hora de hablar de cumplimiento tributario. Y es que hoy los contribuyentes necesitan ser asesorados, ya que en muy pocos casos, por ejemplo, el contador de la empresa puede hacerse cargo de la contabilidad para fines financieros y, al mismo tiempo, cumplir con las obligaciones tributarias, correspondiente al pago de los impuestos y a la presentación de todas las declaraciones juradas que las empresas deben presentar.

Javier Jaque, académico del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, indica que los cambios tributarios se han incrementado y el mercado no ha tenido tiempo para absorber todas las modificaciones. "De igual manera, a mi juicio, por parte de la autoridad tributaria tampoco se ha cumplido con todas las interpretaciones necesarias que faciliten el correcto cumplimiento, quedando muchas normas sin una clara interpretación".

Junto con ello, destaca que también los plazos en las declaraciones han sido modificados con el objetivo de ir corrigiendo errores en la interpretación. "Sobre la marcha, la autoridad se percató que respecto de muchas interpretaciones había cosas que mejorar. Una prueba más de esto son las modificaciones de último momento que se realizaron en la Operación Renta pasada".

-¿Cuáles son los principales problemas que están enfrentando hoy los contribuyentes, en especial las empresas?

"Uno de los principales problemas es la falta de capacitación al personal contable de las organizaciones. Las responsabilidades diarias con las que deben cumplir las empresas probablemente no les permiten tener el tiempo necesario para que actualicen los procesos, y así poder absorber todos los cambios. Esta problemática afecta principalmente al sector de asesorías tributarias.

Por otro lado, respecto a este tema y en base al punto anterior el propio Servicio de Impuestos Internos (SII) ha operado de manera reactiva en cuanto a las interpretaciones y a las necesidades de clarificación del mercado sobre ciertas materias. A modo de ejemplo, se puede mencionar que los softwares, que son autenticados y visados por el Servicio, experimentaron modificaciones hasta último momento, en la pasada Operación Renta. Lo anterior no solo provocó potenciales errores en los requerimientos de las empresas, sino que también cambios en los criterios exigidos por la autoridad administrativa, a medida que se iba implementando la norma".

-¿Qué ha pasado con las pymes?

"Las pymes han experimentado varios problemas, tras una implementación de la norma en forma reactiva, quedando en muchos casos en un incumplimiento involuntario que deberán ir corrigiendo en la medida que sean fiscalizados y detectados por el SII. En muchos casos, las empresas hasta el día de hoy no detectan sus imprecisiones en el cumplimiento tributario y se enterarán, a través de multas e intereses, cuando sean revisados por la autoridad administrativa".

-¿Cuáles son los principales desafíos en cumplimiento tributario hoy en el país?

"Debiera existir un espacio de trabajo conjunto entre privados, organizaciones de profesionales, gremios de empresas y universidades, que junto con el SII levanten información de todo lo que se debe aclarar antes de iniciar el nuevo proceso de declaración de impuestos para el año tributario 2019 y, de esta manera, garantizar que el proceso sea de fácil entendimiento para los contribuyentes, pudiendo realizarse de manera correcta".

SIMPLICIDAD Y EQUIDAD

-A su juicio, ¿el proyecto de ley de modernización tributaria ingresado al Congreso por el gobierno, facilita el cumplimiento tributario por parte de los contribuyentes?

"Si bien el proyecto en sí mismo necesita ciertas mejoras en su articulado, cumple con el objetivo de simplificar en parte el sistema existente. Lo cierto es que el mercado aún no absorbe la reforma tributaria anterior. Esto quedó demostrado en la Operación Renta de abril pasado. Se espera que con el correr del tiempo vaya siendo absorbida en el sistema.

A mi juicio, el proyecto no consigue una simplificación como la que el mercado pudiera esperar. No es razonable que cada cuatro años se esté modificando el sistema tributario y este vaya dejando rezagos del sistema que se va modificando. Sobre todo porque las empresas necesitan tener profesionales que estén al tanto de todas las modificaciones que se vayan realizando. En un sistema integrado o semi integrado, las utilidades de años anteriores que resulten retiradas o distribuidas deben seguir las normas legales existentes en el momento de su generación".

-¿Cree que este proyecto de ley fortalece el cumplimiento tributario en la forma y el fondo?

"En forma consistente con el punto anterior, creo que no se consigue. Hay muchos contribuyentes que no necesariamente pagan sus impuestos porque hay presión fiscal. Hay algunos que lo hacen por el solo acto de cumplir con las normas.

Lamentablemente las complejidades del sistema hacen que se generen errores involuntarios o bien que resulte muy costosa la contratación de asesores que faciliten el cumplimiento tributario, generando de esta manera una merma en la correcta tributación de las empresas.

Es necesario precisar que esto en realidad no obedece u obedecería necesariamente a la implementación de una nueva reforma, sino en realidad a la complejidad ya existente en el sistema producto de las modificaciones anteriores. Cualquier cambio que se haga, si no se elimina la normativa anterior, y se comienza de nuevo, a través de normas transitorias, generará el mismo efecto".

-La simplificación que propone el proyecto de ley debiera ayudar a un mejor cumplimiento tributario.

"Sin lugar a dudas lo que debiera cumplir al menos un sistema tributario es simplicidad y equidad. A mi juicio, esto no se cumple con el sistema existente y no lo logra el proyecto presentado. La incorporación de nuevas normas a las pymes no es clara y abre un debate acerca de lo que realmente requieren este tipo de empresas. ¿Requieren eliminar la contabilidad de sus procesos en forma total? ¿Se piensa con esto que las pymes nunca crecerán y nunca se les pedirá la información que se les sugiere no hacer? ¿Se cree que si hoy es complejo y no se hace, después hacerlo con el rezago de las normas y probablemente falta de información resultará más simple? A mi juicio, hay mucho de eslogan en el discurso y poco de práctica en la elaboración de las normas".

OPERACIÓN RENTA 2019

Hace un par de semanas se publicó el primer suplemento de declaraciones juradas, el que busca mejorar el proceso de implementación de la normativa y, al mismo tiempo, de cumplimiento tributario por parte del organismo fiscalizador, que informa de los cambios para este año en materia tributaria. Asimismo, ya han comenzado capacitaciones a lo largo de todo el país.
El académico Javier Jaque indica que las empresas deberían comenzar a revisar lo que hicieron y presentaron en la Operación Renta pasada, para detectar los errores y corregirlos a través de esta nueva declaración en abril próximo.
"Sin lugar a dudas, el SII jugará un papel clave, respecto de las interpretaciones que falta desarrollar y la correcta comunicación en los tiempos debidos. Se debiera esperar que no surjan oficios ni interpretaciones en el mes de marzo, sino que estas debieran presentarse antes de entregar los antecedentes claves al Servicio, que sirven de base para el cálculo de impuestos en abril".

 


Volver