José Yáñez Henríquez, Director Centro de Estudios Tributarios Facultad de Economía y Negocios, La Segunda

Tras meses de expectación, hoy finalmente el Centro de Estudios Públicos (CEP) y la Corporación de Estudios para Latinoamérica (Cieplan) dieron a conocer su propuesta de reforma tributaria. Esta es la primera propuesta técnica y transversal del sector privado que reúne a dos de los principales think tan ks del país y que tienen distintas sensibilidades políticas.

La iniciativa, que fue presentada esta mañana por los coordinadores del trabajo, José Pablo Arellano y Vittorio Corbo , en la sede del CEP, establece criterios que a juicio de ambos centros de estudio es necesario considerar para hacer una reforma al sistema tributario chileno.

La propuesta, que se comenzó a trabajar hace más de 18 meses, se basó en un diagnóstico que comparó el sistema tributario chileno con el de los países de la OECD y en las propuestas que esas naciones han hecho en los últimos años. Participaron en su construcción los expertos José Yáñez , de la facultad de Economía de la Universidad de Chile que trabajó en el tema de los impuestos indirectos; Claudio Agostini de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez que se dedicó a analizar el impuesto a la renta; y el economista Michel Jorratt encargado de evasión tributaria.

Entre las recomendaciones está extender el IVA a todas las actividades, subir el impuesto a los combustibles, modernizar el régimen de renta presunta y revisar franquicias a la ganancia de capital.

Tras meses de expectación, hoy finalmente el Centro de Estudios Públicos (CEP) y la Corporación de Estudios para Latinoamérica (Cieplan) dieron a conocer su propuesta de reforma tributaria. Esta es la primera propuesta técnica y transversal del sector privado que reúne a dos de los principales think tan ks del país y que tienen distintas sensibilidades políticas.

La iniciativa, que fue presentada esta mañana por los coordinadores del trabajo, José Pablo Arellano y Vittorio Corbo , en la sede del CEP, establece criterios que a juicio de ambos centros de estudio es necesario considerar para hacer una reforma al sistema tributario chileno.

La propuesta, que se comenzó a trabajar hace más de 18 meses, se basó en un diagnóstico que comparó el sistema tributario chileno con el de los países de la OECD y en las propuestas que esas naciones han hecho en los últimos años. Participaron en su construcción los expertos José Yáñez , de la facultad de Economía de la Universidad de Chile que trabajó en el tema de los impuestos indirectos; Claudio Agostini de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez que se dedicó a analizar el impuesto a la renta; y el economista Michel Jorratt encargado de evasión tributaria.

A la luz de lo planteado por los técnicos, ambos centros de estudios realizaron un diagnóstico y entregaron una serie de recomendaciones para perfeccionar el sistema.
Vittorio Corbo señaló que "este trabajo busca mirar hacia adelante, hacia dónde va la discusión con respecto al rol que debe jugar el sistema tributario en la economía, de tal manera que sea amigable al crecimiento, a la equidad horizontal y vertical, y a la progresividad considerando que esto es parte de todo un contenido que mira el sistema tributario en su conjunto más las transferencias y subsidios del Estado".

El economista agregó que la propuesta considera las formas para mejorar el combate a la evasión y la elusión "dado que este es un factor importante de inequidad y una fuente que hace el sistema menos eficiente".
Sobre la base de las recomendaciones (ver recuadros) que entrega la propuesta, Arellano estimó que la suma de las modificaciones, sin considerar la mayor recaudación por la reducción de la evasión, generarían US$3.100 millones. Si a esta cifra se le suma lo que se espera conseguir con esta propuesta por menor evasión la mayor recaudación aumenta a cerca de US$5 mil millones.
En todo caso, aclaran que la estimación precisa de la recaudación adicional que el país necesita para enfrentar los desafíos futuros no fue materia de estudio, pero advierten que las estimaciones de la situación fiscal muestra una holgura para el periodo 2013-2015 muy reducida.
"Estamos preocupados de lo que ayuda a mejorar la distribución del ingreso en el sistema tributario. No hay que mirar los impuestos en forma separada y además hay que mirar los gastos. Si uno mira esas dos cosas, nuestro sistema logra mejorar la distribución del ingreso. Uno puede querer más, y nuestros comentarios y recomendaciones van en ese sentido", explicó Arellano.
Diagnóstico: El actual es "un buen sistema"
Los investigadores definieron que el sistema tributario chileno, en comparación a los que tienen los países "club" de los más ricos, tiene una serie de elementos que lo hacen constitutivo de un buen sistema tributario. Además, establecen que tiene neutralidad porque el IVA y los demás impuestos tienen, en general, tasas parejas. Eso sí, advierten que hay excepciones que requieren evaluarse.
El diagnóstico asegura que hay una cultura de cumplimiento "relativamente alta", que el sistema es simple y que hay incorporación de nuevas tecnologías.
Por otra parte, se define que hay un mayor énfasis en los impuestos indirectos como el IVA, que el sistema chileno es unificado, que casi no tiene afectaciones, pero que tiene exenciones y franquicias que "terminan promoviendo la elusión y la evasión que son dos temas que afectan la equidad y la progresividad del impuesto a la renta".
Plantea subir los impuestos a los combustibles para combatir las externalidades negativas

De acuerdo al documento, en el mundo, los principales impuestos verdes son aquellos que gravan a los combustibles. De acuerdo al estudio realizado, el impuesto al diésel es "sustancialmente" menor al que correspondería aplicar tomando en cuenta las externalidades negativas y plantea revisar los créditos especiales al IVA cuando se usa el diésel como insumo intermedio en la producción. "Esto equivale a subsidiar el uso del diésel a la producción", se explica.

Además, de acuerdo una comparación con los países de la OECD, la tasa de impuesto a las gasolinas es menos de la mitad que el promedio de esos países , y en el caso del diésel es menos de un quinto de la tasa promedio.

El efecto de la medida: llevar los impuestos a los combustibles a niveles que compensen las externalidades y que vayan de acuerdo a los que tienen los países de la OECD generaría una recaudación adicional de US$1.500 millones.

Lo que dice la reforma tributaria del Gobierno: Pese a las presiones de distintos sectores políticos, el Ejecutivo no rebajó el impuesto específico a los combustibles, sino que optó por comprometerse a mandar un proyecto de ley separado para perfeccionar el Sipco. Esta iniciativa se enviaría hoy al Congreso, y en lo central, reduce el ancho de banda para poder amortiguar de mejor manera las alzas internacionales del precio del petróleo.

Lo que sí abordó la propuesta gubernamental fue la implementación de algunos impuestos verdes para combatir las externalidades negativas. La iniciativa grava la primera venta de 6 productos entre los que están neumáticos, pilas, ampolletas y envases.
Impuesto a la renta: mejorar equidad y reducir los "tratamientos especiales"

La propuesta plantea revisar y modernizar el régimen de renta presunta que se creó para reducir el costo del cumplimiento tributario de los contribuyentes cuando no existían las facilidades tecnológicas actuales.

La recomendación que hacen los centros de estudio es reemplazarlo por el actual régimen 14 ter que está destinado a gravar en forma simplificada a pequeños contribuyentes.
Además, plantean reemplazar otros sistemas especiales como el 14 bis y el 14 quater por el 14 ter porque éste permite una mejor fiscalización.
Por otra parte, aseguran que hay que " generalizar el sistema que grava a las empresas", asimilando todos los casos al régimen tributario que se aplica a las sociedades anónimas, y revisar las franquicias a las ganancias de capital para que sean parte de la base del impuesto a la renta de las personas.

Proponen revisar el tratamiento del ingreso de los asalariados porque para ellos el período tributario, al que se le aplica el impuesto, es un mes. "Esto representa una inequidad que afecta mayoritariamente a trabajadores de bajos ingresos. Debe permitirse la reliquidación del impuesto retenido en el año tributario correspondiente", plantea el documento.
El efecto de la medida: se calcula que las iniciativas tendientes a reestablecer la equidad eliminando o reduciendo franquicias, sumado a llevar la tasa que grava a las empresas al 20%, y reduciendo el gravamen a las personas, podría recaudar US$1.600 millones.

Lo que plateó el Gobierno: Una disminución en todos los tramos que pagan impuesto a la renta de entre 10% en los más altos y de 15% en los más bajos.

Evasión: Su reducción es "primera prioridad"

Dicen que hay que hacer retroceder la evasión a los niveles que se tenían previos a la crisis de 2008 y que en 2006 era de 8%. Este tema es "primera prioridad" y permitiría recaudar "unos US$1.100 millones anuales" en IVA.

Además, plantean que reducir la tasa de evasión en el impuesto de primera categoría a las cifras de 2006-2007, permitiría recaudar poco más de US$800 millones al año.

Para lograrlo, se plantea mejorar la capacidad fiscalizadora del SII , seguir extendiendo la documentación electrónica y promover el uso de facturas electrónicas.

El efecto de la medida: se podrían recaudar al año unos US$1.900 millones.

Lo que plateó el Gobierno: en la propuesta de reforma contempla una serie de medidas tendientes a "eliminar exenciones injustificadas y cerrar vacíos" que generan evasión. Entre ellas está aumentar el impuesto a las empresas, reducir el tramo alto del impuesto a las personas y poner fin a los retiros en exceso del fondo de utilidades tributables, entre otras medidas.

Extender el IVA y mantenerlo como el principal impuesto

El documento del CEP y de Cieplan plantea extender el IVA a todas las ventas de bienes raíces nuevos,pero que en el caso de viviendas de menos de 2.000 UF la medida debiera acompañarse de un subsidio directo para "no alterar los precios".

Además se propone que a las exportaciones de servicios se les dé el mismo trato que a las de bienes. Es decir, se recomienda que se es extienda la tasa cero, pero de forma gradual.

Por otra parte, los investigadores aseguran que, considerando que los servicios financieros están actualmente exentos de IVA por "problemas de implementación", mientras no se pueda avanzar en ese sentido, es necesario mantener el impuesto de timbres y estampillas para estos servicios con una tasa equivalente a lo que representaría aplicar una tasa general de IVA. Esta tasa sería levemente mayor que la actual tasa : un 0.0667% mensual con un máximo de 0.8% anual comparado con el 0.05% mensual con un nivel máximo anual de 0.6%.

El efecto de la medida: con esto se recaudarían en términos brutos unos US$700 millones al año . Si se le resta el subsidio planteado, la recaudación neta sería de unos US$560 millones.

Lo que plateó el Gobierno: El ejecutivo no abordó el IVA en su propuesta. Sí propone disminuir el impuesto de timbres y estampillas a una tasa de entre 0,016% y 0,2% del monto de las operaciones de crédito.


Volver