la segunda

Javier Jaque, Director Ejecutivo Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, La Segunda

Según explica el director del Centro de Estudios Tributarios de la U. de Chile, Javier Jaque , la empresa “ahora paga en Chile, aunque con la posibilidad de obtener un crédito por el 30% del impuesto pagado en el exterior por dividendos y retiro de utilidades y 20% (equivalente al impuesto de Primera Categoría) por concepto de servicios y asesorías según la ley. El problema es si pagaste más allá, porque tendrías doble tributación”.

El fin del acuerdo de doble tributación con Argentina que este último país dio por terminado la semana pasada, mantiene la tensión en el empresariado chileno, que se encuentra analizando los alcances de esta decisión.

La Cámara Chileno-Argentina de Comercio (Camarco), que agrupa a 76 compañías de ambos países y entre las que se encuentran varias de las más grandes de Chile —como Falabella, Cencosud, Parque Arauco, Lan, CMPC, Arauco, Andina y otras— se encuentra revisando activamente “los impactos de esta decisión , ya que existen múltiples aristas y cuestiones interpretativas bajo análisis por expertos tributaristas, tanto en Chile como en Argentina”, según explicó su presidente Bruno Ardito.

Luego de haber realizado consultas también al SII, al Ministerio de Hacienda y la Embajada Argentina, entre otros, aun no se ha determinado un número exacto de empresas que podrían ser afectadas por el fin del acuerdo, ni el monto de impuestos adicional que se verían forzados a pagar.

Sin embargo, sí hay una voz de preocupación entre los empresarios chilenos que tienen presencia en Argentina, según trascendió en la Camarco, cuyo directorio tuvo su reunión mensual este martes, en la que se manifestó la “intranquilidad” por el clima para nuevas inversiones, según reveló uno de los asistentes al encuentro.
La entidad cuenta con directores entre los que figura Ardito, director de relaciones corporativas de LAN; los vicepresidentes Juan Benavides —gerente general de Falabella— y José Antonio Plubins —presidente de Laboratorios Bagó Chile—.

También están los gerentes de asuntos corporativos de Arauco y Cencosud, Charles Kimber y Renato Fernández respectivamente, y el vicepresidente de asuntos corporativos de Barrick Sudamérica, Rodrigo Jiménez, más representantes del Grupo Said, Luksic y CMPC, entre otros.
Pese a la ausencia de Benavides, Fernández, Kimber y Jiménez, asistentes a la reunión señalaron que el resto de los presentes manifestaron su gran preocupación por los cambios de condiciones que se están produciendo en Argentina. Esto especialmente a la hora de evaluar y realizar los estudios para instalarse allá.

Añadieron que se sembró la duda sobre el futuro para próximas inversiones, sobre si las condiciones “se mantendrán mañana”. Además acordaron pedir a socios de la Cámara con experiencia tributaria y a abogados, que analicen más profundamente las implicancias del fin del acuerdo. En 15 días se volverán a reunir los integrantes de la Cámara en la oficina de alguno de sus socios para seguir discutiendo la situación.

Implicancias tributarias

las implicancias tributarias del fin del acuerdo, la Camarco sostuvo que un primer aspecto apunta a las inversiones chilenas en Argentina, que “dejarían de ser consideradas como rentas exentas en nuestro país, pasando a ser rentas ordinarias afectas al régimen general de tributación aquí vigente, sin perjuicio de la posibilidad de utilizar como crédito de impuestos los gravámenes a la renta efectivamente pagados en Argentina”.

Según explica el director del Centro de Estudios Tributarios de la U. de Chile, Javier Jaque , la empresa “ahora paga en Chile, aunque con la posibilidad de obtener un crédito por el 30% del impuesto pagado en el exterior por dividendos y retiro de utilidades y 20% (equivalente al impuesto de Primera Categoría) por concepto de servicios y asesorías según la ley. El problema es si pagaste más allá, porque tendrías doble tributación”.

Respecto a la prestación de servicios, la Camarco anticipa que “Argentina podría retener impuestos al momento del pago y Chile podría no tener la obligación de otorgar créditos por tales rentas”, lo que llevaría a doble tributación.

La entidad sostiene que las inversiones chilenas además estarán afectadas “con el Impuesto sobre los Bienes Personales vigente en Argentina, el cual grava las inversiones en sociedades residentes en Argentina en manos de titulares no residentes en tal país, lo que implicaría la aplicación del tributo a la tasa del 0,5% sobre la respectiva participación en el patrimonio de la entidad argentina”.
Jaque indica que esto es una especie de impuesto al patrimonio, algo que no existe en la legislación de nuestro país “y un 0,5% no es menor para una inversión muy grande”.

Otro factor clave que ha sido mencionado es el de las personas naturales, ya que residentes en Chile con inversiones y rentas personales en Argentina “deberán ser declaradas en Chile según el principio de renta mundial vigente en nuestro país, pudiendo existir doble tributación en la medida que tales rentas ya hayan pagado impuestos en Argentina”, de acuerdo a la Camarco, por lo que un individuo podría llegar a pagar el 75% (máximo de 40% en Chile y 35% en Argentina) de su renta en impuestos.

También apuntó a la situación de inversionistas argentinos que adquieran bonos soberanos chilenos, cuyas rentas ya no serán exentas.


Volver