Reporte Tributario Nº39 Julio 2013

El artículo 17 N.° 8, inciso 5°, de la LIR, establece una facultad para el Servicio de Impuestos Internos, consistente en la tasación del precio de enajenación de las rentas reguladas en dicho número, entre las cuales ahora se encuentran los derechos sociales. Esta facultad es aplicable cuando la enajenación es realizada a un contribuyente obligado a llevar contabilidad completa y el precio de enajenación sea notoriamente superior a su valor comercial o de los corrientes en plaza, considerando las circunstancias en que se realiza la operación.

Por lo tanto, si la enajenación de derechos sociales se encasilla en la figura antes descrita, el Servicio tiene la facultad para tasar tales valores, debiendo aplicar la imposición que exige esta norma legal.

Antes de la modificación legal, la parte del mayor valor que excedía el valor de tasación se gravaba con el impuesto de primera categoría e impuesto global complementario o adicional, según corresponda. No obstante, el inciso 5°, del N.° 8, del artículo 17, fue modificado por el artículo primero, N.° 5, letra f) de la Ley N.° 20.630, instaurándose que esta diferencia estará sujeta a la tributación señalada en el inciso primero, literal ii), del artículo 21 de la LIR.

En resumen, luego de la modificación referida, aquella parte del mayor valor que exceda la tasación realizada por el Servicio, deberá gravarse con el impuesto único del inciso primero del nuevo artículo 21, cuya tasa es del 35%.

El mayor valor en la enajenación de derechos sociales era una renta que se encontraba clasificada en el artículo 20 N° 5 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, y no tenía un régimen especial de tributación. Por lo tanto, se encontraba en el régimen general, donde la renta se grava con el impuesto de primera categoría y el impuesto global complementario o adicional, según corresponda.

El mayor valor sencillamente se determinaba descontando del precio de enajenación, el costo tributario del mismo, costo que se encontraba regulado en los artículos 41 N.° 9 y 41 incisos tercero y cuarto de la LIR., dependiendo de la aplicación o no de algunas normas de relación y si el enajenante llevaba o no contabilidad.

Pues bien, la Ley N.° 20.630 publicada en el Diario Oficial con fecha 27 de septiembre de 2012, derogó los incisos tercero, cuarto y quinto del artículo 41, derogando en consecuencia, la forma de determinar el costo de los derechos sociales, sus normas de relación y de reinversión del mayor valor obtenido en su enajenación.

Por su parte, la tributación y costo tributario de este tipo de rentas fue incorporada al artículo 17 N.° 8, letra a) e inciso tercero de este mismo número, normas que igualmente fueron modificadas para asimilar su tratamiento tributario con el que afecta al mayor valor obtenido en la enajenación de acciones. De este modo, las rentas por concepto de mayor valor en la enajenación de derechos sociales quedarán supeditadas a estas nuevas disposiciones legales, en cuanto a los beneficios y restricciones que dichas normas establecen.

Es así, como a contar del 01 de enero de 2013, fecha de vigencia de la modificación legal, el mayor valor en la enajenación de derechos sociales quedará afecta al régimen general de tributación1 , o bien, al Impuesto a la Renta de primera categoría en carácter de único.

Luego de la modificación introducida a la letra a) del N.° 8 del artículo 17 de la LIR, dicha disposición ha quedado en los siguientes términos:

“Enajenación o cesión de acciones de sociedades anónimas, en comanditas por acciones o de derechos sociales en sociedades de personas, siempre que entre la fecha de adquisición y enajenación haya transcurrido a lo menos un año;”

Como se puede apreciar, no sólo se incorporó a esta letra la tributación de los derechos sociales, sino también el mayor valor obtenido en la enajenación de acciones de sociedades en comanditas por acciones, cuya tributación, al igual que los derechos sociales, consistía en gravar la renta con los impuestos del régimen general y su clasificación se encontraba en el artículo 20 N.° 5 de la LIR.

Recordemos que en el caso de las acciones y ahora en el caso de los derechos sociales y también con las acciones de sociedades en comanditas por acciones, el mayor valor obtenido queda afecto al impuesto de primera categoría en carácter de único, cuando se cumplan copulativamente los siguientes requisitos:
•    Que entre la fecha de adquisición y enajenación haya transcurrido a lo menos un año2
•    Que la enajenación haya sido realizada a un tercero no relacionado3 .
•    Que el enajenante no sea habitual en este tipo de operaciones4 .

En el evento que se incumpla cualquiera de estos requisitos, el mayor valor se gravará en el régimen general de tributación, esto es, con el impuesto de primera categoría e impuesto global complementario o adicional, según corresponda.

 


1 Impuesto de primera categoría e impuesto global complementario o adicional, según corresponda.
2 Artículo 17 N.° 8, letra a).
3 Artículo 17 N.° 8, inciso cuarto.
4 Artículo 18.

La reinversión1  de utilidades es una figura tributaria tendiente a fomentar la capitalización de las utilidades en las empresas, mediante el aporte de capital financiado con utilidades tributables en la creación de nuevas empresas, o bien, a través del aumento de capital de una empresa ya existente. Cuando se utiliza la reinversión en los términos descritos, aún cuando exista el retiro de utilidades tributables, tales sumas no se gravarán con los impuestos global complementario o adicional, según corresponda, mientras no sean retiradas desde las empresas receptoras de tales reinversiones.

 

 

 

 


1 Artículo 14, letra A, N.° 1, letra c) de la LIR.

El artículo 41 N.° 9 de la LIR, establecía la forma como un contribuyente sujeto a las normas de reajuste que establece dicho artículo, debía valorizar sus derechos sociales al término del ejercicio. La norma en cuestión establecía básicamente dos ajustes. En primer lugar, se debían reajustar el valor de adquisición o aportes según la variación del IPC, para posteriormente rectificar este reajuste de acuerdo al que haya correspondido en la respectiva sociedad de personas.

Sin embargo, a través del artículo primero, N.° 15, letra a) de la Ley N.° 20.630 de 2012, se modificó el N.° 9 del artículo 41, estableciéndose que el reajuste que afectará a los derechos sociales, será el mismo que se aplica para valorizar las acciones. Es decir, a contar del 01 de enero de 2013 se ha equiparado el reajuste de ambos títulos, el cual se efectuará solamente en base a la variación del IPC.

Como se mencionó anteriormente, el artículo 14 letra A, N.° 1, letra c) de la LIR, permitía la reinversión del mayor valor en la enajenación de derechos sociales, pero sólo era aplicable cuando esta operación se efectuaba en los términos del inciso cuarto del artículo 41 del texto legal recién citado, que regulaba el costo tributario cuando la operación la realizaba un socio o accionista a una sociedad con la cual se encontraba relacionado o en la que tenga interés.

Esta norma fue modificada mediante el artículo primero, N.° 2, letra c) de la Ley N.° 20.630 de fecha 27.09.2012, donde no se limita la posibilidad de reinvertir cuando exista relación entre el enajenante y quien adquiere, siendo el único requisito que el mayor valor quede afecto al impuesto de primera categoría e impuesto global complementario o adicional. Esta precisión en la tributación se debe a que a contar del 01 de enero de 2013, el mayor valor puede estar afecto al impuesto de primera categoría en carácter de único como se revisó anteriormente.

La modificación trae como consecuencia, que los contribuyentes que enajenen derechos sociales podrán reinvertir el mayor valor obtenido en estas operaciones dentro de los límites y requisitos que establece la ley, sin importar si se encuentra o no relacionados con quien adquiere tales derechos.

Por lo expuesto, podemos entender, que la modificación legal viene a incentivar aún más la reinversión de utilidades, puesto que ahora su finalidad no es sólo igualar la tributación a nivel de impuestos personales, sino que permite que efectivamente el mayor valor suspenda esta tributación si los recursos son reinvertidos en otras empresas. Por lo tanto, esta modificación viene a reafirmar la existencia del registro FUT como mecanismo para incentivar la reinversión de utilidades en la creación de nuevas empresas y/o el aumento efectivo de capital en empresas ya existentes.