Reporte Tributario Nº39 Julio 2013

En el punto anterior, revisamos como el artículo 14 letra A, N.° 1, letra c) permitía reinvertir el mayor valor obtenido en la enajenación de derechos sociales. Sin embargo, el inciso quinto del artículo 41 de la LIR, hoy derogado, se colocaba en el caso en que el contribuyente renunciara a la reinversión de tal mayor valor . Dicha renuncia debía quedar en forma expresa en la misma escritura de enajenación de los títulos, oportunidad donde la utilidad en la sociedad que corresponda al mayor valor de los derechos sociales enajenados se consideraba como un ingreso no constitutivo de renta. Además, este artículo disponía que el impuesto de primera categoría que se hubiera pagado por esas utilidades, representaba un pago provisional de la sociedad en el mes en que se efectúe el retiro o distribución.

Cuando encontrábamos esta figura, existía un traspaso de las utilidades del registro FUT al registro FUNT, por la proporción de las utilidades que ahora eran reclasificadas con ingreso no renta, cuyo crédito por impuesto de primera categoría las acompañaban a este último registro, el cual posteriormente representarían el pago provisional.

Si recogemos los antecedentes del ejemplo anterior, y consideramos que el socio enajenante renuncia a reinvertir el mayor valor1 en la enajenación de los derechos, deberá pagar el impuesto de primera categoría e impuesto global complementario o adicional sobre todo el mayor valor, es decir, por la suma de $15.000, y las utilidades que podía reinvertir, en este caso de $6.000, junto al crédito por impuesto de primera categoría que la gravó, serían las sumas que correspondería traspasar al registro FUNT.

Esto se debe a que el contribuyente al tributar por el mayor valor total está incorporando en la base imponible las utilidades acumuladas en el FUT, por lo tanto, las utilidades acumuladas en este registro tendrían su tributación cumplida.

Sin embargo, la figura descrita, luego de la modificación legal en estudio, no resulta aplicable, debido a que fue derogado el inciso quinto del artículo 41, disposición que regulaba esta materia, la cual no fue traspasada o incluida en el artículo 17 N.° 8 de la LIR.


1 Las instrucciones se encuentran en la circular N.° 60 de 1990.

Para los fines de ilustrar los efectos de la reinversión del mayor valor en la enajenación de derechos sociales utilizaremos el mismo ejemplo que hemos ido desarrollando. En consecuencia, lo transcribiremos sólo para facilitar su revisión:

Planteamiento:

Con fecha 01 de febrero de 2011 los socios A y B constituyen la sociedad C, con un aporte inicial de $4.000 cada uno (50%) y durante dicho año comercial la renta líquida imponible asciende a la suma de $12.000.

En base a los antecedentes anteriores, podemos sacar las siguientes conclusiones preliminares:

FUT = $12.000 (RLI)
CPT = $20.000 (Aportes $8.000 + RLI 12.000)

Luego, en el año comercial 2012 el socio A, enajena su participación social a la sociedad G, con la cual NO se encuentra relacionado, en el precio de $19.000, y el socio B enajena, en igual suma, su participación a la sociedad H, con la cual SI se encuentra relacionado. Además, el socio B decide reinvertir todo el mayor valor obtenido en esta enajenación a la sociedad H limitada.

Bajo el supuesto de un IPC igual a cero, los costos tributarios que los socios A y B podrán rebajar del precio de venta, se determinará de la siguiente manera:

Del mayor valor determinado el socio B puede reinvertir en principio la suma de $12.0001 , sin embargo, no puede reinvertir más allá de su participación en las utilidades acumuladas en la empresa C, cuya propiedad enajena. Entonces, el tope del mayor valor que podrá reinvertir será la suma de:

Como se puede apreciar, las normas de reinversión del mayor valor en la enajenación de derechos sociales establecida en el artículo 14 de la LIR, corresponde a la contrapartida que la Ley establece para igualar la tributación de los contribuyentes a nivel de impuestos personales. Sin perjuicio de lo anterior, el socio B debe tributar con el impuesto de primera categoría sobre el mayor valor completo, es decir, sobre los $15.000.-

En el caso del ejemplo, el monto que el socio puede reinvertir permite igualar la tributación de los socios enajenantes a nivel de impuestos personales, pero debe tenerse presente que en el evento que las utilidades acumuladas en el registro FUT sean de una cuantía menor, que no permita reinvertir la suma suficiente que igualar la tributación señalada, la parte del mayor valor no reinvertida deberá dar cumplimiento al impuesto global complementario o adicional, según corresponda.


1 Corresponde al mayor valor en la enajenación menos el impuesto de primera categoría ($15.000- $3.000).

Las instrucciones impartidas mediante la circular N.° 69 de fecha 04 de noviembre de 2010, introdujeron un cambio de criterio importante para efectos de determinar el costo tributario de los derechos sociales al momento de su enajenación.

Antes de esta circular, el costo de los derechos sociales de este grupo de contribuyentes se determinaba en base a lo que se llamaba VPP1   tributario, donde los contribuyentes, en virtud del artículo 41 N.° 9, corregían en base al IPC sus derechos sociales existentes al término del ejercicio anterior, seguido de una rectificación a dicho reajuste en base a la participación en el capital propio tributario de la sociedad sobre la cual se poseían tales derechos. De este modo, la empresa inversionista valorizaba estos títulos al momento de la enajenación en proporción a su participación en el capital propio tributario de la empresa sobre la cual se había invertido, y en consecuencia, formaban parte del costo tributario las utilidades acumuladas en el registro FUT y/o FUNT, según corresponda.

El Servicio de Impuestos Internos, a través de la circular 69 de 2010, estableció una nueva forma de determinar este costo tributario, básicamente reinterpretando la forma de determinar la rectificación del reajuste a que se refiere el artículo 41 N.° 9 de la LIR. En términos generales, el fundamento consistió en que el ajuste instruido en la circular 100 de 1975, se apartaba del tenor literal de la norma, la cual indica que la aplicación del N.° 9, del artículo 41, dice relación únicamente con la actualización o corrección monetaria del valor de los derechos sociales y la rectificación posterior consiste simplemente en ajustar el valor del primer reajuste aplicado a la inversión, de acuerdo al reajuste que haya experimentado el capital propio tributario de la sociedad en la cual se tiene la inversión, durante el mismo período, y en la proporción de la participación que corresponda al inversionista.

Por lo tanto, la rectificación posterior sólo debía efectuarse considerando el valor del reajuste del artículo 41 N.° 9, el cual debía compararse con el valor del reajuste que haya experimentado el capital propio tributario de la sociedad fuente de los derechos en la proporción que corresponda.

 


 

1 Valor patrimonial proporcional.

Ahora bien, las normas de reinversión también incluyen la posibilidad de reinvertir el mayor valor en la enajenación de derechos sociales, cuando estas operaciones ocurren entre partes relacionadas, permitiendo de este modo, igualar la base imponible sobre la cual tributarán los contribuyentes. Sin perjuicio de lo anterior, esta reinversión sólo se puede realizar hasta por una cantidad equivalente a las utilidades tributables acumuladas en la empresa a la fecha de la enajenación y en la proporción que corresponda al socio enajenante.

Finalmente, el Servicio ha señalado que el mayor valor en la enajenación de derechos sociales susceptible de ser reinvertido, corresponderá al mayor valor determinado descontado el impuesto de primera categoría que gravó la renta correspondiente.

 

Con el fin de cumplir con el objetivo destinado a que el costo de los derechos sociales y las acciones no estén representados por utilidades que no hayan pagado todos los impuestos, la modificación al inciso tercero del N.° 8 del artículo 17, incluye la figura de la transformación de sociedades, cuando una sociedades de personas se transforma en sociedad anónima, y como resultado, los propietarios de la sociedad, que poseían derechos sociales pasen a enajenar acciones. En tales casos, la norma establece que no formará parte del costo de las acciones el valor de aporte o adquisición de los citados derechos, cuando tengan su origen en rentas que no hayan pagado todos los impuestos, es decir, que sean financiados con utilidades acumuladas en el registro FUT, como por ejemplo, reinversiones de utilidades.

Como podemos observar, el costo tributario tanto de las acciones como derechos sociales no puede incluir utilidades pendientes de tributación con los impuestos finales. Sin embargo, esta restricción es sólo aplicable en el caso que exista relación entre quien enajena y quien adquiere tales títulos, por lo tanto, de no existir tal relación, las cantidades reinvertidas no se deducen del costo tributario que se imputará al precio de venta para determinar el mayor valor.

Finalmente, conviene señalar que en el caso de las acciones, la deducción al costo sólo se efectuará en el caso de la transformación, por cuanto, en el caso de la reinversión de utilidades en acciones de pago a que se refiere el artículo 14 letra A, N.° 1, letra c) de la LIR, formarán parte del costo, debido a que cuando ocurra la enajenación de dichas acciones, el retiro utilizado para adquirir tales acciones se gravará con los impuestos personales, sea con el impuesto global complementario o el impuesto adicional, según corresponda.