Reporte Tributario Nº54 Octubre 2014

Depreciación “Instantánea”. Este régimen de depreciación fue incorporado por la reforma tributaria en el inciso primero del N° 5 bis del artículo 31 de la LIR, concebido como un incentivo a la inversión en bienes del activo inmovilizado, beneficio dirigido a las micro y pequeñas empresas. Cabe precisar que la norma señala que se puede tratar de bienes nuevos o usados, marcando una diferencia con la depreciación acelerada, puesto que, tal como ya se señaló, esta última solo considera a los bienes nuevos o importados.

Requisitos para acogerse al mecanismo. Conforme a lo que señala la norma, podrán acogerse a este mecanismo:

  • Aquellos contribuyentes que en los 3 ejercicios anteriores a aquel en que comience la utilización del bien registren un promedio anual de ingresos del giro igual o inferior a UF 25.000. En caso que la empresa posea una existencia menor a 3 ejercicios, el promedio se calculará considerando los ejercicios de existencia efectiva.

    Para efectos de determinar el promedio de ingresos anuales del giro, los ingresos de cada mes se expresarán en unidades de fomento según el valor de ésta en el último día del mes respectivo2.

  • En caso que no existan operaciones en los años anteriores, podrán acogerse a este mecanismo los contribuyentes que tengan un capital efectivo3 no superior a UF 30.000, al valor que éstas tengan en el primer día del mes del inicio de actividades.

  • Para el año comercial 2014 (AT 2015), la inversión en activo fijo debe ocurrir entre octubre y diciembre, ambos meses inclusive.

Mecanismo. Los contribuyentes que cumplan los requisitos antes señalados podrán depreciar los bienes del activo inmovilizado considerando una vida útil de 1 año4 (12 meses). Esto no necesariamente significa que se cargará a resultados el total de la inversión en activo fijo efectuada en el año, puesto que, en caso que la utilización del bien comience en un mes distinto a enero, a ese año le corresponderá una cuota de depreciación menor, correspondiente sólo a los meses transcurridos desde el inicio de la utilización del bien hasta diciembre de ese año.

Por ejemplo. El 5 de octubre de 2014 una micro empresa adquiere una camioneta nueva, en la suma de $6.500.000.- (monto neto), para usarla en el giro del negocio. De acuerdo a la Res. Ex. N° 43, del 2002, la vida útil normal es de 7 años y la acelerada es de 2 años. Dado que la compra ocurrió con posterioridad a la publicación de la ley N° 20.780, este contribuyente podría acogerse al régimen de depreciación “instantánea” establecido en el inciso primero del N° 5 bis, del artículo 31 de la LIR, por lo que podría depreciar el bien en un año. Para efectos prácticos, se considerará que no existe variación de IPC entre octubre y diciembre de 2013.

A fin de apreciar la diferencia entre los mecanismos hasta ahora analizados se mostrará el resultado de este ejemplo en una tabla comparativa, la cual permitirá apreciar los resultados determinadas en caso de aplicar depreciación normal, acelerada o instantánea.

Como se aprecia, aun cuando en los tres mecanismos corresponde depreciar sólo 3 meses, existe un mayor cargo al resultado tributario en el caso del mecanismo de la depreciación “instantánea”, dado que la vida útil total del bien5 se ve reducida drásticamente, provocando finalmente una menor base imponible de primera categoría.


Depreciación “Ultra Acelerada”. Este régimen de depreciación fue incorporado por la reforma tributaria en el inciso segundo del N° 5 bis del artículo 31 de la LIR, con el objeto de entregar un incentivo a la inversión en activo inmovilizado para las medianas empresas. Se debe tener presente que, al igual que en el mecanismo de depreciación acelerada, puede tratarse de bienes nuevos o importados.

Requisitos para acogerse al mecanismo. Conforme a lo que señala la norma, podrán acogerse a este mecanismo:

  • Aquellos contribuyentes que en los 3 ejercicios anteriores a aquel en que comience la utilización del bien registren un promedio anual de ingresos del giro superior a UF 25.000 e igual o inferior a UF 100.000. En caso que la empresa posea una existencia menor a 3 ejercicios, el promedio se calculará considerando los ejercicios de existencia efectiva.

    Para efectos de determinar el promedio de ingresos anuales del giro, los ingresos de cada mes se expresarán en unidades de fomento según el valor de ésta en el último día del mes respectivo.

  • Para los medianos contribuyentes la ley no contempla un tope a nivel del capital efectivo, como alternativa en caso de no existir operaciones, como sí lo consideró para las micro y pequeñas empresas.

  • Para el año comercial 2014 (AT 2015), la inversión en activo fijo debe ocurrir entre octubre y diciembre, ambos meses inclusive.

Mecanismo. Los contribuyentes que cumplan los requisitos antes señalados podrán depreciar los bienes del activo inmovilizado considerando una vida útil equivalente a un décimo (1/10) de la fijada por el SII, expresada en años y despreciando los valores decimales que resulten. En todo caso, la vida útil resultante no podrá ser inferior a un año.

Por ejemplo. En octubre de 2014 una mediana empresa adquiere y comienza a utilizar un activo fijo nuevo, cuya vida útil normal asignada por el SII es de 20 años (lo que corresponde a 6 años para efectos de depreciación acelerada), en la suma de $30.000.000 (valor neto). Dado que la compra ocurrió con posterioridad a la publicación de la ley N° 20.780, este contribuyente podría acogerse al régimen de depreciación “ultra acelerada” establecido en el inciso segundo del N° 5 bis, del artículo 31 de la LIR. Para efectos prácticos se asume que no hay variación de IPC entre octubre y diciembre de este año.

A fin de apreciar la diferencia entre los mecanismos de depreciación normal, acelerada y “ultra acelerada” se mostrará el resultado de este ejemplo en una tabla comparativa:

Considerando que la vida útil normal del bien son 20 años, si se divide tal cantidad por 10, se obtiene la vida útil equivalente a un décimo de aquella fijada por el SII, la que para efectos de este ejemplo resulta ser de 2 años (24 meses). Como se observa en la tabla, la vida útil total del bien disminuye notoriamente, generando un mayor cargo al resultado tributario con motivo del uso del mecanismo de la depreciación “ultra acelerada”, y por ende una menor base imponible de primera categoría de este año.


1 Disposiciones incorporadas a través del numeral 15 letra f) del artículo 1° de la Ley N° 20.780.
2 Se deberá estar atentos a la interpretación que haga el SII respecto a lo que se debe considerar como “ingresos del giro”.
3 Entiéndase como capital efectivo lo señalado en el N° 5 del artículo 2 de la LIR.
4 Sin perjuicio que el sentido de esta depreciación era reconocer en gasto en el mismo año de la adquisición todo el activo, en nuestra opinión al señala la ley un período de 1 año, éste debe entenderse como un período de 12 meses, por lo tanto, debemos estar atentos a la interpretación del ente fiscalizador.
5 La vida útil total del bien en meses fue determinada multiplicando la cantidad de años por 12 (7 x 12 = 84 meses, 2 x 12 = 24 meses, 1 x 12 = 12 meses).

Según lo establecido en el artículo 1° transitorio letra a), en concordancia con lo dispuesto en el artículo 3° transitorio numeral XII, lo dispuesto en el nuevo N° 5 bis del artículo 31 de la LIR entrará en vigencia el primer día del mes siguiente al de publicación en el Diario Oficial de la Ley 20.780. Dicha publicación ocurrió el día 29.09.2014, por lo que tales disposiciones comienzan a regir a partir del 1° de octubre de 2014, afectado de esta forma el año tributario 2015.

Cabe precisar que las disposiciones aludidas tendrán vigencia a contar del 1° de octubre respecto de aquellos bienes adquiridos o terminados de construir a partir de esa fecha. Los bienes adquiridos o construidos con anterioridad, que se estén depreciando aceleradamente, podrán continuar depreciándose conforme a las normas de la Ley sobre Impuesto a la Renta.

gonzalo polanco

Estimados lectores,

En esta quincuagésima cuarta edición del Reporte Tributario, Nº54 septiembre/2014, hemos decidido tocar un tema relacionado con la reforma tributaria publicada recientemente: el tratamiento tributario del activo inmovilizado.

Hemos estimado conveniente, en el marco de nuestras serie de reportes relacionados con la reforma tributaria, tocar este tema ya que los beneficios tributarios para este tipo de bienes han cambiado sustancialmente, en especial debido a la introducción de créditos diferenciados en atención al tamaño de los contribuyentes y el establecimiento de sistemas de depreciación distintos; en efecto, a los tradicionales métodos conocidos (depreciación normal y acelerada), se unen ahora la "depreciación instantánea" y la "ultra acelerada", sistemas que por su novedad, vale la pena estudiar.

Los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile), a través del archivo adjunto denominado Tributación en la FEN (Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile).



Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

La Ley N° 20.780, del 29.09.2014, también conocida como Reforma Tributaria, introdujo modificaciones al tratamiento tributario del activo inmovilizado, tanto en lo referido al crédito por inversión como a los mecanismos de depreciación de los mismos.

En lo concerniente al crédito por inversión en activo fijo, según el nuevo artículo 33 bis de la LIR, la Ley estableció normas transitorias y permanentes. La disposiciones transitorias afectan a las micro, pequeña y medianas empresas, estableciendo una tasa de crédito que oscila entre el 4% y el 8%, con vigencia de un año a contar del 1° de octubre de 2014. Por otro lado, la norma permanente diferencia según el tamaño del contribuyente, estableciendo una tasa de crédito menor para las grandes empresas, disposiciones que comienzan a regir desde el 1° de enero de 2015.

Respecto a la depreciación del activo inmovilizado, a los 2 mecanismos ya existentes, se agregan dos nuevos, los cuales denominamos depreciación instantánea y depreciación ultra acelerada. Al mecanismo de depreciación instantánea pueden acogerse las micro y pequeñas empresas, y, en nuestra opinión, no necesariamente significa que la inversión en activo fijo de un año será cargada al resultado tributario de ese año, puesto que la norma establece que los bienes tendrán una vida útil de un año, lo cual equivale a 12 meses, a contar de su utilización en la empresa. Al mecanismo de depreciación ultra acelerada pueden acogerse las medianas empresas y consiste en considerar como vida útil total del bien a un décimo (1/10) de aquella asignada por el SII.

Estas modificaciones tendrán impacto en el AT 2015. Para dicho año, en lo que refiere al crédito por inversión en activo fijo, existirá la tasa de 4% para las grandes empresas y demás contribuyentes que invirtieron antes del 1° de octubre de 2014, 8% para las micro y pequeñas empresas con inversión entre octubre y diciembre de 2014 y tasas que variarán entre el 4% y el 8% para las medianas empresas con inversión en el último trimestre de 2014. Respecto de los mecanismos de depreciación, para el AT 2015, una gran empresa podría tener bienes con depreciación normal o acelerada, las micro y pequeñas empresas podrían tener bienes con depreciación normal, acelerada o instantánea y, finalmente, una mediana empresa podría tener bienes con depreciación normal, acelerada o ultra acelerada.

Finalmente, se deberá estar atento a las instrucciones que dicte la autoridad tributaria sobre esta materia.

La Ley sobre Impuesto a la Renta contiene disposiciones específicas respecto al tratamiento tributario del activo inmovilizado, tanto en lo referido al crédito por inversión en dicho tipo de bienes, como a la depreciación de los mismos, las cuales están contenidas en los artículos 33 bis y 31 N° 5, respectivamente.

El 29 de septiembre de 2014 se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 20.780, la cual introduce modificaciones al sistema de tributación e introduce diversos ajustes al sistema tributario, conocida también como Reforma Tributaria. Dentro de estas modificaciones se encuentran aquellas incorporadas a la Ley sobre Impuesto a la Renta, referente a incentivos a la inversión y depreciación del activo inmovilizado.

Los principales cambios que se introducen dicen relación con el establecimiento de créditos por inversión en activo inmovilizado o mecanismos de depreciación diferenciados, de acuerdo al tamaño del contribuyente, ofreciendo mayores beneficios para aquellos contribuyentes categorizados como micro, pequeña y medianas empresas. Lo anterior, instaurado a través de normas de carácter permanente y transitorio.

A través del presente Reporte Tributario continuaremos con el análisis de la Reforma Tributaria, enfocándonos en aquellas disposiciones que comienzan a regir desde el 1° de octubre de 2014, afectando de esta forma al año tributario 2015.




Luis González Silva

Colaborador
Centro de Estudios Tributarios