Reporte Tributario Nº81 Abril 2017

Tal como se señaló en la parte final del punto II anterior, para definir la situación tributaria de las devoluciones de capital, éstas deberán seguir el orden de imputación establecido en el artículo 14 de la LIR, específicamente lo dispuesto en el número 3 de la letra B). De esta disposición se desprende que:

i. La imputación de la devolución de capital deberá efectuarse al momento en que ésta se efectúe, considerando las sumas registradas según su saldo al término del ejercicio inmediatamente anterior.

ii. Dicha imputación se efectuará en el siguiente orden:

a. Primero, a las cantidades anotadas en el registro RAI1.

Cuando la devolución de capital, o parte de ésta, resulte imputada a este registro, dichas cantidades estarán afectas al IGC o IA, toda vez que las mismas no han cumplido totalmente con la tributación correspondiente.

b. Luego, a las cantidades contenidas en el registro DDAN2.

Este registro está compuesto por la diferencia entre la depreciación acelerada y normal de los bienes del activo inmovilizado, por lo que cuando la devolución de capital, o parte de ésta, resulte imputada a este registro, tales cantidades estarán afectas al IGC o IA, según corresponda.

c. En tercer lugar, a las rentas del registro REX3.

En la medida que la devolución de capital resulte imputada a este registro, tal imputación deberá partir por aquellas rentas exentas de IGC y luego por los ingresos no constitutivos de renta.

d. Posteriormente, a las cantidades acumuladas en la empresa que excedan las rentas o cantidades anotadas en los registros anteriores, susceptibles de ser retiradas, remesadas o distribuidas, distintas al capital aportado reajustado4.

e. Finalmente, al capital social y sus reajustes.

Cabe señalar que esta imputación sólo debe efectuarse hasta el monto del capital efectivamente aportado por el socio o accionistas. Aquella parte que supere tal monto se considerará una renta clasificada en el N° 5 del artículo 20 de la LIR, por lo que se encontrará afecta al IDPC y a los impuestos finales

iii.    Tal como se señaló anteriormente, para efectuar la imputación de las devoluciones de capital, se deberá considerar el orden cronológico de la misma, es decir, hay que atender a la fecha en que la devolución de capital se ha efectuado.

Respecto a este orden de imputación, la LIR nada señala en cuanto a si dichas devoluciones de capital se imputan antes o después de los retiros, remesas o distribuciones propiamente tales efectuadas por los socios o accionistas en el ejercicio. No obstante lo anterior, en la sección E) de la Circular N° 49 de 2016, el Servicio de Impuestos Internos  interpretó que la imputación de las devoluciones de capital se efectuará a continuación de los retiros, remesas o distribuciones que deban imputarse en el ejercicio, situación que fue reafirmada a través de la Resolución Ex. N° 130 de 2016, específicamente en el punto 2.3 del anexo N° 2 de la misma.


1 Señalado en la letra a) del  N° 3 de la letra B) del artículo 14 LIR.
2 Señalado en la letra b) del  N° 3 de la letra B) del artículo 14 LIR.
3 Señalado en la letra c) del  N° 3 de la letra B) del artículo 14 LIR.
4 Esta imputación fue interpretada por el SII en la Circular 49 de 2016.
5 En adelante, indistintamente, SII.