Reporte Tributario Nº85 Agosto 2017

Una de las principales novedades que afecta a la tributación de bienes raíces no agrícolas consiste en que a contar del 1° de enero de 2016, solo es posible tributar por su explotación a través de su arriendo según renta efectiva. Por el contrario, hasta el 31 de diciembre de 2015, la letra d), del N° 1, del artículo 20 establecía que cuando la renta efectiva del arrendamiento era inferior al 11% del avalúo fiscal, los contribuyentes, salvo las sociedades anónimas, podían optar por tributar en base a una presunción de renta, la cual era equivalente al 7% del avalúo fiscal de los mismos bienes.

Como consecuencia a lo expuesto, a contar del 1° de enero de 2016, la renta de arrendamiento de bienes raíces no agrícolas siempre se determinará en base a renta efectiva, la cual puede determinarse según contabilidad completa, según contrato, o bien, según contabilidad simplificada de acuerdo al artículo 14 ter letra A).

De acuerdo al artículo 68 de la LIR, los contribuyentes deberán determinar sus rentas efectivas según contabilidad completa, salvo que se trate de las siguientes rentas:

i. Rentas de capitales mobiliarios del N° 2, del artículo 20;

ii. Rentas obtenidas por pequeños contribuyentes del artículo 221;

iii. Rentas presuntas del artículo 34;

iv. Rentas del trabajo del N° 1, del artículo 42;

v. Rentas por concepto de honorarios del N° 2, del artículo 42 que rebajen gastos presuntos, y;

vi. Rentas producto de la tenencia o enajenación de capitales mobiliarios obtenidas por contribuyentes sin domicilio ni residencia en Chile, autorizados por el Director del SII.

Además, el artículo 68 excluye de la obligación de llevar contabilidad a los siguientes contribuyentes, quienes estarán facultados para llevar una contabilidad simplificada:

i.    Los contribuyentes de la primera categoría del título II que, a juicio exclusivo de la Dirección Regional, tengan un escaso movimiento, capitales pequeños en relación al giro de que se trate, poca instrucción o se encuentren en cualquier otra circunstancia excepcional, y;

ii.    Los contribuyentes que obtengan rentas clasificadas en la Segunda Categoría del Título II, de acuerdo con el N° 2, del artículo 42, con excepción de las sociedades de profesionales.

En consecuencia, por regla general los contribuyentes no señalados anteriormente deberán determinar sus rentas efectivas según contabilidad completa.


1 Pequeños mineros artesanales, pequeños comerciantes que desarrollan actividades en la vía pública, suplementeros, propietarios de un taller artesanal u obrero y los pescadores artesanales.

 

Como se indicó en el punto anterior, los contribuyentes por regla general deberán determinar su renta efectiva según contabilidad completa. En tal caso, los contribuyentes que exploten bienes raíces no agrícolas a través de su arrendamiento deberán sujetarse a lo dispuesto en la letra a), del N° 1, del artículo 20 de la LIR.

Dicha norma legal, es de carácter general en el sentido que incluye la renta de bienes raíces agrícolas como no agrícolas. Sin embargo, cuando se refiere al derecho al crédito por contribuciones de bienes raíces, solo otorga este beneficio a la actividad agrícola.

En consecuencia, aquí encontramos uno de los principales cambios introducidos por la Ley N° 20.780 de 2014, que consiste en que a partir del 1° de enero de 2016, los contribuyentes que exploten bienes raíces no agrícolas que determinen su renta efectiva según contabilidad completa, no tendrán derecho al crédito por contribuciones de bienes raíces.

Esta exclusión del beneficio tributario, afecta al contribuyente por el solo hecho de llevar contabilidad completa, sin distinguir si se trata de una persona natural o jurídica, o si la renta efectiva supera o no el 11% del avalúo fiscal, como ocurría antes de la reforma tributaria.

Por lo tanto, los contribuyentes que exploten bien raíces no agrícola sujetos a la letra a), del N° 1, del artículo 20, al momento de determinar su renta efectiva según lo dispuesto por los artículos 29 al 33 de la LIR, al no tener derecho al crédito señalado, podrán rebajar sus contribuciones como gasto necesario para producir la renta, en los términos del N° 2, del artículo 31 de la LIR, en la medida que cumplan con los requisitos que exige dicha norma legal.

Otra modificación que afecta a estos contribuyentes fue la introducida en el N° 3, del artículo 39, de la LIR, norma que señala que estarán exentas del impuesto de primera categoría, las personas naturales que exploten bienes raíces no agrícolas. Por lo tanto, en el caso de las personas naturales, que determinen su renta efectiva según contabilidad completa, estarán exentas del mencionado tributo. Lo anterior, es sin perjuicio de la aplicación del impuesto global complementario o adicional, según corresponda.