Consideraciones de la calificación de “Establecimiento Permanente” a la prestación de servicios en Chile por un período que en total exceda de 183 días, estipulada en Convenios para evitar la Doble Imposición suscritos por Chile, frente a las normas de Impuesto Adicional de la Ley de la Renta.

Integrantes: Alexis Vidal Ortíz y Hernán Fuentes Díaz
Profesor Guía: Víctor Villalón Méndez.

INTRODUCCIÓN.

Frente un escenario mundial que nos plantea un modelo de “globalización”, que ha provocado el rompimiento de las barreras y el surgimiento cada vez con mas fuerza de intercambios comerciales entre diversos países, surgen también grandes problemas para los partícipes de esos intercambios. Lo anterior también ha generado grandes desafíos tanto para los contribuyentes como para las respectivas administraciones tributarias. Ellos surgen de la problemática de “doble tributación internacional”, que se presenta cuando una persona se ve afectada con gravámenes en más de un Estado, debido a su situación personal o por una misma renta que le beneficia o patrimonio que posee, debido a que los países involucrados de acuerdo a sus legislaciones locales les asiste el derecho a gravarlas.

Los efectos perjudiciales de esta situación afectan “el desarrollo de los intercambios de bienes y servicios y los movimientos de capitales, tecnologías y personas”.

Una solución para enfrentar el tema antes planteado consiste en la celebración de convenios para evitar la doble imposición entre los Estados (en adelante Convenios), con el objeto de regular y resolver la “doble tributación internacional”. En estos, se asignan los derechos de imposición entre los estados contratantes y se establecen reglas y métodos que compensen la doble tributación, indicando cuál de los estados cobrará el impuesto o bien determinándose una tributación compartida.

Bajo ese contexto cobran especial relevancia los conceptos de “Beneficio Empresarial” y “Establecimiento Permanente”, que determinan la aplicación o no de impuestos en un Estado, lo que puede dar lugar a más de un problema, tanto para las administraciones tributarias respectivas como para los contribuyentes involucrados. Específicamente se pretende analizar aquellos casos en que ciertos servicios que exceden de una duración de 183 días pueden dar lugar a un establecimiento permanente (en adelante EP), tema que será tratado en detalle durante el desarrollo del presente trabajo.